México, Ciudad de México.- El Instituto avanza en el saneamiento financiero y fortalecimiento del modelo curativo, señaló el director general.

En las próximas semanas el abastecimiento de medicamentos estará regularizado; se superaron problemas con empresas fabricantes y distribuidoras.

El reto es adoptar una forma de trabajo para que el personal médico no pierda el sentido humano de su profesión: López Elizalde.

Como parte de la renovación de equipos e infraestructura que se está haciendo en las diferentes unidades médicas del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio del Estado (ISSSTE) a nivel nacional, hay un énfasis especial en recuperar al 100 por ciento la vocación de servicio del personal médico y administrativo para cumplir con uno de los tres objetivos de cambio de la actual administración: mejorar la calidad en la atención a los 13.5 millones de derechohabientes.

Al encabezar una reunión de trabajo, acompañado del director Normativo de Salud, Ramiro López Elizalde, con los directores de hospitales y subdelegados médicos del país, el Director General del Instituto, Luis Antonio Ramírez Pineda, destacó que además de mejorar la atención a la derechohabiencia, el organismo avanza en el cumplimiento del saneamiento financiero y el establecimiento de un modelo preventivo en lugar del curativo.

En el evento se definieron líneas estratégicas para atender las necesidades y quejas en el servicio médico que se otorga a los derechohabientes en todas las unidades del país, como parte de la presentación del “Programa Piloto de Erradicación de Quejas Médicas en el ISSSTE”.

El Director General dijo que Gobierno de México adquirió todas las claves que hay en el sector salud, por lo cual el abastecimiento de medicamentos ya se está solventando y en las próximas semanas el abasto será al 100 por ciento, así, los problemas de la distribución quedarán resueltos.

Por su parte, Ramírez Pineda exhortó a los directores de hospitales y subdelegados médicos a ser partícipes del cambio en la forma de trabajar para que la comunicación sea el pilar en la relación médico-paciente, y lograr así un trato con humanismo, sin distracciones por la tecnología, tener el tiempo suficiente en las consultas que permita escuchar a quienes se atienden en las unidades médicas.

“Se ha detectado que el principal problema de las quejas es que el derechohabiente no se siente bien atendido. Dejemos el trabajo inercial por uno activo y dinámico”, puntualizó el funcionario, quien acotó: “todo esto es parte de la transición que el presidente de México encabeza y estamos convencidos que si bien no es fácil, vamos a lograr tener en un mediano plazo los frutos deseados”.

En este sentido, Ramiro López Elizalde resaltó que en la selección de directores de las unidades médicas hay un giro total porque se elige sobre perfiles curriculares y competencias, dejando a un lado las recomendaciones del pasado; tenemos confianza en que todo el personal médico adopte una nueva forma de trabajar con la premisa de regresar el sentido humano de la profesión, de hacer el bien al prójimo.

Además estableció que se ha pedido a las y los directores de los hospitales dejar el escritorio por el territorio, recorrer las instalaciones y detectar las necesidades para solventarlas. Los médicos no deben interrumpir al paciente cuando les expone su problema de salud, ni distraerse con sus celulares, ni abandonar las consultas; la comunicación debe ser permanente porque muchas veces la queja no es porque se suspenda una cirugía o una cita sino la manera en que se trasmite; los doctores o cirujanos deben tomarse su tiempo para informar y explicar la situación.

Todos debemos dar un buen servicio, porque es la mejor forma de cumplir con el objetivo de mejorar la calidad en la atención al derechohabiente, remarcó.

En la reunión participaron los directores normativos de Procedimientos Legales, José Febo Trujeque Ramírez, y de Prospectiva y Planeación Institucional, Julio César Cervantes Parra; el secretario Técnico de la Comisión de Vigilancia, Heriberto Romero Peralta; la subdirectora de Atención al Derechohabiente, Vanessa Prieto Barrientos, así como representantes de la Dirección Normativa de Administración y Finanzas que encabeza Jens Pedro Lohmann Iturburu.

Galería