A pesar de la baja participación de la Consulta Ciudadana que quedó lejos de ser vinculante, el presidente Andrés Manuel López Obrador recordó que las autoridades pueden intervenir para juzgar a expresidentes o exfuncionarios.

«Yo creo que esto no descarta la posibilidad de que haya juicios. La autoridad tiene en todo momento el derecho de actuar cuando se trata de asuntos judiciales siempre y cuando haya pruebas y elementos, esto queda abierto”, afirmó.

Solo 6.5 millones, de 93.6 millones de electores, participaron en el ejercicio ciudadano para juzgar a actores políticos del pasado; es decir, el rango de participación fue de 7.07 a 7.74 por ciento de la lista nominal, informó el órgano electoral.

En opinión de López Obrador, aún con lo complicado de la pregunta, 97 por ciento de las personas que participaron votaron por el «SÍ», en un ejercicio que fue legal, pues cumplió con todo lo exigido por la Constitución.

“La consulta más que nada era para iniciar procesos, siempre y cuando se lograra que fuese con una participación del 40 por ciento y de esa manera vinculatoria”, aseveró el mandatario durante la conferencia matutina.

Al destacar que fue la primera Consulta Popular en México, como un proceso formal y legal de participación ciudadana en el país, López Obrador, felicitó a quienes participaron en ese ejercicio de la democracia participativa.

“Es la primera consulta constitucional que se lleva acabo en la historia de nuestro país, es algo realmente trascendente. Es el inicio formal, legal, de un proceso de participación ciudadana en el marco de la democracia participativa”, expresó.

Desde Puerto Vallarta, López Obrado criticó al Instituto Nacional Electoral (INE) al que acusó de no tener entusiasmo por la consulta ni por la democracia, pues «fingen ser demócratas”.

“No es un asunto de presupuesto, es un asunto de voluntad, en el INE no tuvieron entusiasmo, no querían nada”, aseveró.

Recordó que originalmente habían propuesto que la Consulta Popular se llevara a cabo el mismo día de las elecciones federales, también la Revocación de Mandato.

Dijo que dentro de ocho meses viene otra consulta, en la que se le preguntará a la gente si quiere que continúe el presidente.

El mandatario aseguró que la falta de instalación de más casillas o mesas no se debe a un asunto de presupuesto, sino de voluntad porque subrayó que “cuando se quiere, se puede”.

Ante ello, también sugirió bajar la cuota de 40 por ciento de participación para que una consulta sea vinculante, o bien cambiar el día que se lleve a cabo, pues recordó que él había propuesto que se realizara durante las pasadas elecciones del 1 de julio.