Ciudad de México— El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que las clases media alta y alta del país reciben el apoyo de su Gobierno, como los contratos que se asignan con los proyectos del aeropuerto en Santa Lucía y la refinería de Dos Bocas.

En su conferencia de prensa mañanera, el mandatario insistió en que ante la actual crisis, su Gobierno va a proteger a todos, con preferencia a los más pobres, para que se genere bienestar de abajo hacia arriba.

«Va a recibir más proporcionalmente el que tiene menos, pero se va a apoyar al 70 por ciento, se va a proteger de manera directa, estamos hablando de 25 millones de hogares que cuando menos les va a llegar un apoyo, habrá domicilios donde pueden llegar tres o cuatro apoyos, pero mínimo a 25 millones de hogares, que es el 70 por ciento de las familias», expuso.

«El 30 por ciento restante, la clase media alta y alta, también van a recibir apoyos. ¿Cuáles son estos apoyos? El poder vivir en un Estado de Derecho con libertades, que haya paz, que haya tranquilidad, que no haya corrupción, si ellos se dedican a hacer negocios, que no hay influyentismo, que haya piso parejo, que puedan participar en la contratación de obras sin que tengan que dar sobornos, eso es muy importante, el que se cuente con un Gobierno austero, que no le cuesta mucho a la sociedad».

López Obrador insistió en que atender primero a los pobres significa paz social y gobernabilidad, el caminar por las calles sin que roben, sin que secuestren.

«No puede haber cosa peor que un secuestro y privar por la fuerza de la libertad de una persona, lo que se sufre, entonces eso que se padece es el fruto podrido de un modelo neoliberal que se caracterizó por la desigualdad por darles todo a unos cuantos, a una minoría, y abandonar al pueblo».

El jefe del Ejecutivo consideró que el que no haya nuevos impuestos o «gasolinazos» también es un apoyo a las clases de arriba.

«¿A quién afectaba el aumento a los combustibles? A todos, incluso si nos atenemos a la brillante interpretación del anterior Secretario de Hacienda, podríamos decir que a los de arriba eran los más afectados con los gasolinazos, porque el anterior Secretario de Hacienda llegó a decir que los gasolinazos no afectaban a los pobres porque no tenían carros, por poco le sale una hernia en el cerebro», expuso.

«¿Con qué otras cosas se apoya? Con la obra del aeropuerto, lo está construyendo el Ejército, pero el cemento es de Cemex, las varillas son de empresas de Monterrey. En la refinería son de empresas también, ICA entre otras, con la construcción del Tren Maya pues son empresas las que están ya obteniendo los contratos».

López Obrador también mencionó como apoyo el que se concretara el nuevo tratado comercial con Estados Unidos y Canadá.

«¿Qué otra cosa ayuda también a los de arriba? El que pueda entrar en vigor, porque se hizo un trabajo, no fue así espontáneo. Se hizo un trabajo político, diplomático para que se aprobara y entrara en vigor pronto el tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, el poder tener acceso al mercado económico y comercial más grande del mundo», aseguró.

Respecto a la industria automotriz, recordó que en todo su proceso genera 1 millón de empleos en el País, y muchas empresas medianas y pequeñas se benefician con la maquila en general y con otras actividades productivas, lo que demuestra que sí se está apoyando.

«Lo que pasa es que ya no vamos a estar rescatando a empresas quebradas, lo que ha sucedido, porque con el Fobaproa ni modo que hayan beneficiado a las pequeñas o a las medianas, beneficiaron a las grandes, muy grandes. Entonces, que tenga confianza a la gente, vamos a salir, es un modelo nuevo porque lo que estamos diseñando es dispersar muchos fondos, inyectar mucho dinero para fortalecer la economía popular familiar y fortalecer la capacidad de compra y consumo.

«Si la gente tiene dinero va a comprar y esto va ayudar a la reactivación económica porque se benefician las pequeñas empresas, los pequeños comercios, toda la industria en general».