México (Agencias).- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechó el proyecto presentado por el ministro Arturo Zaldívar que proponía declarar inconstitucional el delito de aborto.

Con tres votos en contra y uno a favor, el amparo interpuesto por Margarita Pino Salazar contra dos artículos del Código Penal Federal, fue desechado para regocijo de organizaciones conservadoras que se manifestaron al exterior de la SCJN y a través del hashtag #CorteDejaDeLegislar.

De acuerdo con algunos especialistas la propuesta presentaba obstáculos técnicos, por lo que los ministros Jose Ramón Cossio, Norma Piña y Alfredo Gutiérrez Ortiz confirmaron el criterio del juez federal que consideró que Pino Salazar carecía de interés jurídico para impugnar el Código Penal Federal.

Sin embargo organizaciones como el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) respaldó la propuesta del ministro Arturo Zaldívar pues el proyecto plateaba “analizar el tema desde una perspectiva de género, pues las mujeres se ven especialmente afectadas por la normal penal que permite la interrupción del embarazo solo bajo algunos supuestos”.

La propuesta contemplaba no criminalizar a las mujeres cuando decidían interrumpir un embarazo en caso de violación, si su salud estaba en riesgo, si el producto es inviable o si ocurre en un periodo cercano a la fecundación.

Una vez desechado el proyecto, este será turnado a uno de los ministros que votó en contra para que presente una nueva propuesta, para la que no hay fecha.

El amparo

Margarita Pino impugnó los artículos 332, 333 y 334 del Código Penal Federal, mismos que impiden la interrupción del embarazo de manera libre y legal. De acuerdo con los ministros que votaron en contra del proyecto, el amparo presentado fue mal planteado pues impugnó dos artículos que nunca la sancionaron por tomar la decisión.

Pino Salazar fue procesada penalmente por el delito de aborto tras interrumpir legalmente el embarazo de alto riesgo en una clínica privada de la Ciudad de México en noviembre de 2013.

De manera previa, acudió al Hospital 20 de Noviembre del ISSSTE donde solicitó la interrupción pues presentaba complicaciones. Una vez que interrumpió su embarazo de manera privada promovió un amparo contra el ISSSTE y contra los artículos 333 y 334, aunque el proyecto de Zaldívar declara inconstitucionales el 332 y 334.