PATROCINADO POR: ÓPTICA RAZO

Ciudad de México.- Conforme Internet se llena de información es cada vez más común utilizarlo para hacer búsquedas que en otros tiempos eran impensables. El mejor ejemplo está en los diagnósticos médicos que, antes de la era digital, eran territorio exclusivo de los doctores. Te sorprendería la cantidad de personas que entran a Yahoo Respuestas para encontrarle solución a algún padecimiento y, peor aún, que se fían de lo que dice la gente sin saber siquiera si alguien tiene credenciales profesionales en el tema. Tal vez para evitar que la gente siga perdiéndose en un mar de datos poco confiables o siemplemente para dar un mejor servicio, Google está refinando el algoritmo de su motor de búsqueda con el propósito de mostrar sitios de referencia más precisos y verídicos, según el tipo de síntoma.

«Symptom search» es una nueva función que ya empezó a aparecer en la aplicación de Google para iOS y Android, y muestra resultados en forma de tarjetas (estilo Google Now) ante búsquedas de síntomas de problemas de salud. Los resultados muestran una descripción breve del problema, indicaciones de autotratamiento (si es posible) y sugerencias de si es necesario acudir o no al médico.

Google anunció que más de 1% de sus búsquedas están relacionadas con esta índole: 1 de cada 20 está relacionada con la salud, y de estas, 1 de cada 5 con búsqueda de síntomas. Para asegurarse que los resultados son correctos, la compañía comparó y contrastó los resultados que se obtenían normalmente con la información médica usada para su Knowledge Graph. Además, Google contó con el apoyo de expertos de la Universidad de Harvard y la Mayo Clinic.

Ahora bien, ¿qué tan positivo es que Google brinde información comprobada y correcta ante la búsqueda de síntomas? Desde que la gente empezó a utilizar el motor de búsqueda como sustituto de los doctores, la paranoia empezó a ascender. Búsquedas sencillas como «dolor de cabeza» o «irritación» pueden llegar a arrojar resultados alarmantes como «tumor cerebral» o «cáncer de piel» si no se busca en los sitios correctos. Esto dio origen a una nueva condición médica llamada cibercondría, «la escalada de infundada preocupación que pueden generar unos determinados síntomas como resultado de la búsqueda en la literatura médica que se puede encontrar en Internet.» Ahora, al ya poder estar seguro de que los resultados entregados son correctos, es menos probable que el enfermo encuentre resultados mortales; sin embargo, la preocupación puede aumentar debido a la confianza que se tiene en el buscador.

No hay que olvidar que diagnosticar al enfermo es una de las tareas más difíciles del médico, pues aún los más expertos tienen apenas un 80-90% de efectividad. Por más que las búsquedas de Google sean ahora mejores, esto no evita que, en dado caso, el diagnóstico pueda ser incorrecto.

Por otro lado, en la actualidad existe un problema de confianza ciega en el Internet. «Si lo dice la web, debe ser cierto». En un tema tan delicado como la salud, tomar el resultado de una búsqueda de síntoma como una verdad irrefutable podría evitar que el enfermo realmente trate su problema. En un escenario inverso al que causa la cibercondría, la persona puede ponerse en peligro por negligencia, tomando a la ligera algún síntoma que podría ser el anuncio de algo más grave. Actualmente, las búsquedas de síntomas en Internet son correctas en apenas 33% de los casos.

Veronica Pinchin, product manager de Google, declaró que, aunque la compañía trabaja con expertos de la materia para dar los resultados más confiable posibles, la información brindada no debe ser tomada como un diagnóstico médico, sino solo como un punto de partida.

Google Symptom Search es una buena iniciativa para poder resolver pequeños problemas de salud sin tener que ir al doctor. Sin embargo, si sientes que tu problema es mayor o si ninguno de los resultados explica exactamente tus síntomas, no dudes en ir a buscar un médico. Por algo estudió tantos años, y Dr. Google nunca podrá reemplazarlo.

razo