Con el objetivo de mantener viva la tradición de las festividades del Día de Muertos en México y con la entusiasta participación del personal y derechohabientes, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), a través de la subdirección de Servicios Sociales y Culturales, a cargo de Anahí Vargas Vargas, inauguró la ofrenda purépecha “Fiesta de las Ánimas” en la explanada del edificio sede de este organismo en Buenavista.

Durante la presentación de la ofrenda, Anahí Vargas dijo que las festividades de Día de Muertos en México son reconocidas como patrimonio oral e inmaterial de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), su origen data desde tiempos precolombinos y los purépechas en el estado de Michoacán son de sus máximos exponentes.

El director general del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, instruyó fomentar nuestras tradiciones como parte de la identidad y orgullo de ser mexicanos, ya que es uno de los objetivos de las prestaciones Sociales y Culturales que otorga el Instituto a 13.5 millones de derechohabientes.

Vargas Vargas expresó que esta ofrenda es un tributo a la memoria de las y los trabajadores de la salud que fallecieron en la batalla contra la pandemia del COVID-19 y salvaron a muchas personas a costa de su propia vida, también al personal que fueron víctimas de esta enfermedad y a las familias que perdieron seres queridos en este difícil trance que afectó al mundo.

La ofrenda del ISSSTE, dijo, reúne los elementos que las comunidades purépechas integran en sus altares de panteones y casas para honrar a sus muertos, este momento sagrado de reencuentro del ser humano con sus ancestros es conocido como “fiesta de las ánimas”.

Con gran colorido recoge los elementos más representativos y tradicionales de esta celebración, como papel picado, velas, incienso, sal, flores, frutas y fotos para recordar a los que ya partieron.

También cuenta con la indumentaria propia de la región tarasca, y como recordatorio de la época de cosecha y ciclo sagrado algunas de sus bebidas y platillos típicos, como son la charanda, los uchepos, las corundas y la sopa tarasca.

Al centro del altar, una majestuosa catrina observa desde lo más alto a niños, mujeres, hombres, gente de la tercera edad e, incluso, a una madre arrullando a su hijo recién nacido, lo cual nos recuerda que la muerte no hace distinciones y a todos -tarde o temprano- nos llega por igual.

A ambos costados del altar podemos observar paneles de papel picado con figuras de mariposas, lo cual representa la llegada de las mariposas monarca a nuestro país, suceso que coincide con la celebración del Día de Muertos. Del lado derecho, se puede ver una tumba adornada con un marco tradicional purépecha, el cual es decorado con flores de cempasúchil, en cuyo interior se forma una cruz, la cual representa los cuatro puntos cardinales y su punto central simboliza la unión del cielo, la tierra y el inframundo.

La subdirectora de Servicios Sociales y Culturales afirmó que “en el ISSSTE estamos convencidos de la importancia de promover y continuar con nuestras tradiciones y costumbres que, compartimos y forman parte de nuestra identidad y de nuestro patrimonio cultural. Por eso, como cada año, refrendamos nuestro compromiso por conservar vivas nuestras tradiciones y transmitirlas a las nuevas generaciones”.

En la inauguración estuvieron presentes los subdirectores de Pensiones, Carlos Mercado Sánchez y de Otorgamiento de Crédito, Aldo Espinosa Hernández; además, las titulares de las EBDI’s, Raquel Pedraza López, y de TURISSSTE Ana Llanes Herrera.

Galería

49