Culiacán, Sinaloa.- Las celdas de lujos, con aire acondicionado, equipos de sonido, pantallas de plasma, con servicios de televisión de paga, entre otros privilegios que ocuparon hasta el 17 de marzo, día de su evasión del penal de Culiacán, Juan José Esparragoza Monzón y cuatro reos más de alta peligrosidad, fueron desmontadas por grupos mixtos de policías.

Policías estatales y federales, acompañados de un ministerio público del fuero común, en compañía de un representante de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, revisaron los módulos cinco, seis y 21 del centro penitenciario de Culiacán.

Esparragoza Monzón es hijo de «El Azul», Juan José Esparragoza Moreno, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

En esa sección permanecieron recluidos hasta el pasado 16 de marzo los reos federales, Juan José Esparragoza Monzón, “El Negro” o “El Azulito”, Jesús Peña González “El 20”, Alfredo Limón Sánchez, “El Limón”, Rafael Guadalupe Félix Núñez “El Changuito Ántrax” y Francisco Javier Zazueta Rosales “Pancho Chimal”.

Tres días después de la fuga, se documentó que los reos evadidos contaban con pantallas de plasma, con salas en sus celdas, teléfonos celulares, consumían drogas y tenían servicios de sexoservidoras.

Con base en un video obtenido de las cámaras de seguridad del centro penitenciario de Culiacán se observa el uso de celulares, prohibidos por reglamento, además del consumo de drogas.

Cristóbal Castañeda Camarillo, subsecretario de Seguridad Pública del estado, dio a conocer que los equipos electrónicos, prendas, salas, cuadros decorativos y otros enseres encontrados en dichas celdas fueron etiquetados e identificados por su ubicación.

Dio a conocer que el Ejército tendió un cerco de seguridad en el exterior del Centro de las Consecuencias Jurídicas del Delito, a fin de mantener un control más estricto, tanto dentro como fuera del penal.

Castañeda Camarillo explicó que antes de proceder al desmantelamiento se notificó al Agente del Ministerio Público Federal a fin de que se defina si todos los artículos electrónicos, muebles, objetos personales y prendas serán entregados a sus familias o se tenga otro destino.

Dio a conocer que estas celdas de lujo contaban con aire acondicionado, celulares, equipos de música, para hacer ejercicio, pantallas de plasma, con servicio de televisión de paga, micro ondas, cuadros decorativos y salas.

También, comentó que se encontraron bebidas alcohólicas y drogas, lo cual fue documentado por el Ministerio Público, en presencia del representante de Derechos Humanos, el cual dio constancia del trato que se dio previamente a los internos de esos módulos.

Por su parte el gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel dijo que fue una sorpresa encontrar en el penal de Culiacán que algunos de los cinco reos fugados gozaban de lujos, por lo que aisló las celdas, en resguardo de las pertenencias.

Señaló que se tiene el control y el poder del centro penitenciario de Culiacán, el cual será dotado de inhibidores de señales de celulares, se colocará una nueva red de video para reforzar la vigilancia interna y externa y se busca mejorar los ingresos del personal de reclusorios.

El mandatario estatal comentó que es obvio que los reos, durante su estancia de reclusión nunca dejaron de operar desde sus celdas.

También, precisó que por lo que se aprecia y esta de evidencia es que la evasión de los cinco reos de alta peligrosidad, se dio por el pórtico principal.

Entrada de sexoservidoras a los penales

Corrupción

El penal de Aguaruto, de donde se fugó el hijo de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, opera en medio de la corrupción, fragilidad en su esquema de seguridad y los internos gozan de lujos.

En foto tomadas de los videos de seguridad, se observa a varios reos usando teléfonos móviles, lo cual está prohibido por la ley y reglamentos del propio penal.

En otras se observa a mujeres que ingresan y, según las fuentes estatales consultadas, se trata de sexoservidoras. De acuerdo con autoridades de la entidad, en otra de las fotografías un individuo está presuntamente consumiendo cocaína.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en su recomendación general 18/2010 alertó de la situación en los centros penitenciarios del país, en particular del llamado “autogobierno”.

Según las autoridades de Sinaloa, el “autogobierno” aumenta la violencia en el interior de los centros penitenciarios y el tráfico de drogas, como han podido constatar en los videos.

Incluso tienen privilegios y tratos especiales como estancias amplias hasta con sala, televisión modernas y telefonos celulares.

En el penal de Aguaruto estaban recluidos Juan José Esparragoza Monzón, El Negro; Alfonso Limón Sánchez, El Limón; Jesús Peña González, El 20; Rafael Guadalupe Félix Núñez, El Chanquito Ántrax, y Francisco Zazueta, El Pancho Chimali, pero se fugaron el jueves pasado.

Chimali y Esparragoza Monzón acababan de ingresar al penal hace casi un mes.

El 19 de enero, los otros tres reos fueron cambiados a una cárcel de Los Mochis, porque el gobierno estatal tuvo información sobre sus preparativos de escape.

Sin embargo, como las autoridades penitenciarias no tenían autorización para cambiar a los tres procesados, tuvo que regresarlos a Aguaruto, de donde huyeron presuntamente por la puerta principal junto con su líder (El Debate de Culiacán).

Reos con teléfonos celulares

Juan José Esparragoza Monzón