Cuantos casos hay, que usted conoce, que guardan durante toda su vida el producto de sus ahorros debajo de la cama, «entre el tambor y el colchón».

Muchos así lo han hecho, hasta que alguien de la colonia le sugiere que lleve su dinero a un lugar donde le triplicarían, en pocos meses, sus ahorros.

Se la creen y acuden a las cajas de ahorro  que les ofrecen rendimientos anuales hasta por un 45%, claro que para que se ganche  usted a los seis meses puede realizar un retiro y la caja cumplirá con darle lo que según sus cuentas le corresponden.  Y es entonces cuando usted les brinda la confianza y deposita aún más dinero, pero cuando quiere retirarlo todo, «la puerta del zaguán estaba cerrada y el negocio había desaparecido», relató o sea que voló el pajarito.
Así siempre termina esta historia, por eso es importante  que sepa que es un riesgo hacer este tipo de ahorros en las cajas populares.

Los expertos destacan que para analizar la conveniencia o no de ahorrar en una caja popular se deben de tomar en cuenta los mecanismos que les dieron origen y su forma de financiarse.
«Estos entes surgieron bajo el esquema de cooperativa, es decir, un grupo de personas se asociaban y se reunían con fondos propios, así, empezaban a ofrecer tanto el servicio de ahorro como el de préstamo, con ello se generaban los intereses para pagar a los depositantes», explicó Tenorio Aguilar.
Marco Carrera dijo que las cajas convienen porque fomentan la práctica de ahorro en las personas, pero recomendó investigar antes de confiar su dinero y su confianza.
Así que recuerde que una de las reglas para no depositar el dinero en una entidad es cuando «aparecen de un día a otro» y ofrecen elevadas tasas de interés por el dinero; éstas superan 10% anual.