Acapulco, Guerrero (Agencias).- Las sociedades del mundo enfrentan un dilema, el avance del populismo que pone en riesgo los valores que defiende el liberalismo, dijo el presidente Enrique Peña Nieto.

«En la historia del mundo existen ejemplos de cómo la llegada de doctrinas extremas termina lastimando las condiciones de vida de la población, profundizando aún más el descontento ciudadano», dijo Peña al inaugurar en este puerto la Convención Bancaria número 80.

El presidente explicó que cuando habla de populismo se refiere a posiciones dogmáticas que postulan soluciones aparentemente fáciles, pero que en realidad cierran espacios de libertad y participación a la ciudadanía.

Las lecciones que han dejado los episodios de populismo en el mundo es que «no hay salidas fáciles, ni soluciones mágicas, por el contrario, la mejor ruta para superar los retos de un país es asegurando las condiciones para que cada persona pueda desarrollar todas sus capacidades», argumentó.

Ante autoridades y representantes del sector financiero, el jefe del Ejecutivo destacó que este rumbo de superar los retos es el que ha seguido el gobierno de la República desde hace cuatro años.

«Iniciamos por este camino en 2012, enfrentando la disyuntiva de gobernar siguiendo la inercia o de gobernar para transformar la vida de los mexicanos; con decisión optamos por la transformación nacional, impulsar un gobierno que ha puesto en el centro de las políticas públicas al individuo y a sus libertades», destacó.

Peña Nieto aclaró que avanzar por esa ruta no ha sido fácil, pues en ocasiones ha implicado tomar decisiones complejas para eliminar barreras que por largo tiempo frenaron nuestro potencial.