La secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que si el empresario Alonso Ancira regresa los 200 millones de dólares que le pagó Petróleos Mexicanos (Pemex) por la planta de Agronitogenados y se acoge a un criterio de oportunidad, podría salir libre.

Durante la conferencia mañanera de este este viernes en Palacio Nacional, la encargada de la política interna del país, aclaró que esta situación es posible porque así lo establece el sistema penal acusatorio.

“Si se acoge a un criterio de oportunidad y si devuelve todo lo que costó esta planta de Agronitrogenados, que realmente su valor fue muy superior a lo que los avalúos habrían establecido, lo que se pagó por esta planta fue muy superior a lo que realmente está la planta parece que es más chatarra que otra cosa, entonces pues ya con un proceso legal sólido al cual sí le daría oportunidad de acogerse al señor Ancira, devolviendo estos recursos, es aceptar que efectivamente, hubo un tema de sobreprecio y hubo un tema enriquecimiento indebido, ilícito. Y entonces sí, acogerse a criterios de oportunidad, sí podría tener esa opción (del perdón) porque el sistema de justicia penal acusatorio así lo permite”, dijo.

Este jueves, la defensa de Alonso Ancira ofreció pagar dos millones de dólares como garantía económica para demostrar al juez que su cliente no se dará a la fuga, así lo informó el abogado José Luis Castañeda durante la audiencia que se realizó en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México.

De acuerdo con su equipo legal, Ancira Elizondo también se comprometió a entregar sus dos pasaportes (tanto el mexicano como el estadounidense), toda vez que el empresario cuenta con las dos nacionalidades, además de que acudirá periódicamente ante el juez para firmar el libro de procesados y portará un brazalete electrónico si el juez le concede enfrentar el juicio en libertad.

La defensa solicitó que no se interponga la prisión preventiva justificada, ya que -se argumentó- representaría un grave riesgo para la salud de su cliente, quien además de tener 67 años de edad, padece de enfermedades crónico- degenerativas, lo convierten en una persona vulnerable en caso de contraer la COVID-19 al interior de la cárcel.

En ese sentido, a fin de garantizar el debido seguimiento del caso por parte del presunto culpable, Ancira Elizondo brindó la dirección de dos domicilios en la Ciudad de México, así como uno en Monclova Coahuila. De esa forma, acorde con la decisión de José Artemio Zuñiga, Juez de Control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, uno de ellos fungiría como su estancia obligatoria mientras se define su situación jurídica.

La Fiscalía General de la República (FGR) solicitó al Juez de Control la prisión preventiva para el empresario, ya que -argumentaron- cuenta con la solvencia económica para abandonar el país y, probablemente, evadir el proceso al que está sujeto por las inconsistencias en la compraventa a sobreprecio de la planta de Agronitrogenados.

De igual forma, el delito por operación con recursos de procedencia ilícita no amerita prisión preventiva oficiosa. Sin embargo, antes los antecedentes de Ancira, quien huyó del país al conocer la investigación que la FGR inició en su contra, así como por la relevancia del caso, las autoridades de la Fiscalía se decantaron por solicitarla.

Luego de un receso decretado por el Juez de Control a causa de la descompensación por hipoglucemia de Ancira a su llegada al Reclusorio Norte, el abogado defensor declaró que solicitaría el recurso de duplicidad del término constitucional. En caso de ser aprobado, la vinculación a proceso demoraría una semana más y los representantes legales del empresario contarían con más tiempo para la presentación de pruebas en su favor.

Alonso Ancira Elizondo fue detenido en mayo de 2019 en el Aeropuerto Internacional de Son Sant Joan, en la isla de Palma de Mallorca, España. Al ser identificado por la Policía Nacional fue retenido en cumplimiento de una alerta emitida por las autoridades mexicanas a través de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). Desde ese momento, y hasta el pasado miércoles, permaneció bajo custodia en el país ibérico y luego fue entregado a México en extradición. Alonso Ancira Elizondo pisó territorio mexicano la tarde del 3 de febrero y de inmediato fue llevado ante un juez con sede en el Reclusorio Norte.