Por: José Gregorio Aguilar

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El aspirante a la dirigencia nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés admitió que al interior del albiazul de Tamaulipas hay divisionismo y su principal reto será consolidar la unidad y hacer a un lado las diferencias para lograr que en el próximo sexenio la entidad se vista de azul.

En lo que tiene que ver con las aspiraciones de algunos políticos locales a la gubernatura de Tamaulipas dijo que aún “no hay nada para nadie”.

Ricardo Anaya agregó que “en todos los casos escucharemos a la dirigencia estatal de Acción Nacional, porque desde el nacional no vamos a imponer al candidato”.

Sin embargo aclaró que aún no son los tiempos y será la propia militancia la que decida quién será su abanderado en para buscar la gubernatura de Tamaulipas.

“Vamos por un Partido unido en Tamaulipas, vamos a resolver de manera democrática y oportuna sobre quiénes serán nuestros candidatos”.

Al iniciar una gira de trabajo por esta capital, el diputado federal con licencia sostuvo una rueda de prensa en la que abrió la posibilidad que concretar una alianza con otros partidos de cara a la elección en Tamaulipas, no obstante lo cual dijo que “no basta hacer alianzas electorales, deben ser alianzas de gobierno, no solamente para ganar una elección, sino para servir a los ciudadanos”.

Ricardo Anaya Cortés señaló que si la mayoría de los tamaulipecos sale a votar el próximo año el PAN ganara la gubernatura, y ese será el principal reto.

Precisó que por un lado el PAN debe consolidar la unidad y dejar de lado las diferencias internas, “porque en el panismo tamaulipeco hay pluralidad, hay diversidad, y tenemos que reconciliarnos para llegar fuertes a la elección del 2016”.