Por: Enrique Jonguitud

Ciudad Victoria.- Si hay un delito que no disminuye en la capital de Tamaulipas es el de la violencia familiar, pues el semáforo delictivo de la Red Nacional de Observatorios de Seguridad reveló que en el 2020 se dieron 1 mil 79 casos.

Josefina Guzmán Acuña, presidenta de la Mesa de Seguridad y Justicia de Victoria, afirmó que se hizo el balance de los resultados del 2020, año en el que, a pesar de la pandemia, de 12 delitos monitoreados 10 disminuyeron su incidencia, pero huno dos que aumentaron.

En entrevista señaló que delitos que se mantienen u observan un ligero repunte son las lesiones por violencia familiar y el delito de extorsión.

Sostuvo que tras la primera reunión entre los integrantes de la Mesa de Seguridad, donde convergen autoridades de las corporaciones estatales y federales, se dio a conocer la evaluación y plantear nuevos proyectos.

“Se hizo un recuento de los avances del año con el cierre del 2020, los datos y las estadísticas en materia delictiva, en la ciudad, y se revisaron algunos proyectos que se echarán andar en el 2021”, dijo.

Guzmán Acuña señaló que en el 2020 se registró “un balance positivo, tenemos una baja, una disminución en algunos delitos, en 10 de los 12 delitos que maneja el La Red Nacional de Observatorios, solo dos delitos han tenido incremento”.

Aseguró que el delito de violencia familiar “es un delito que nunca ha bajado, aunque sea poco pero siempre está subiendo, o se queda en los mismos niveles pero nunca ha ido a la baja, y el otro en el que sí tuvimos un incremento significativo fue en el tema de la extorsión”.

Señaló que también se planea establecer un nuevo programa de seguridad para las colonias, debido a que por ahora, la mayoría de la vigilancia se da en avenidas y en zonas comerciales.

Guzmán Acuña dijo que sería a partir de mayo cuando con nuevos egresados de la Universidad de Justicia de Tamaulipas, se destinen a tareas de patrullaje y vigilancia en las colonias de la capital del Estado donde se registran más delitos.

Expuso que se trata de labores de policía de proximidad, que ha sido un tema que se ha prometido y que ha quedado pendiente por la escasez de recursos para formar más elementos de seguridad en la entidad.

Destacó que sin embargo, la administración estatal se comprometió a aportar los recursos que la federación canceló para la formación y evaluación de nuevos elementos, con la idea de reforzar la profesionalización de las corporaciones de seguridad.