Ciudad Victoria. – El diputado local Félix Fernando García Aguiar aseguró que la presencia de migrantes en Nuevo Laredo se redujo en un 90 por ciento.
Expuso que de 3 mil migrantes que llegaron a quedar varados en esa ciudad fronteriza, ahora se calcula que permanecen alrededor de 300.
«Había migrantes de África y de varios países de latinoamérica, incluso hubo ciertos problemas porque hubo un choque de culturas», expuso.
García Aguiar señaló que el problema escaló a tal grado que el Ayuntamiento de Nuevo Laredo llegó a gastar alrededor de 1 millón de pesos mensuales para atenderlos.
El legislador local sostuvo que al mismo tiempo el gobierno federal omitió entregar recursos a Nuevo Laredo para atender el problema.
Refirió que en cambio Organizaciones no Gubernamentales y diversos grupos religiosos también optaron por auxiliar a los transmigrantes
Afirmó «finalmente no pasaron a Estados Unidos sino que la mayoría regresó a sus lugares de origen».