Por Rigoberto Hernández Guevara

Ayer se reunieron dos protagonistas importantes dentro del ajedrez rumbo a la sucesión gubernamental. El gobernador del estado Francisco Javier García Cabeza de Vaca y el Delegado de Programas Federales para el Desarrollo en Tamaulipas Rodolfo González Valderrama.

Hasta donde se sabe, según declaraciones de ambos dadas principalmente en Twitter, fue una reunión cordial a la vez que intempestiva. Y al final el resultado del encuentro no abunda en mayores detalles de la reunión, que por más administrativa que parezca es política.

Llama la atención la casi nula cobertura y los escasos datos con que se explica una reunión de tal envergadura, dadas las expectativas que pudiesen generar dos personajes ubicados en los extremos ideológicos de la República.

En su cuenta de Twitter el gobernador de Tamaulipas posteó textualmente ayer por la tarde: «Esta mañana sostuve una reunión de trabajo en Palacio de gobierno con @Rodolfogonval, Delegado de Programas para el Desarrollo de Tamaulipas del @GobiernoMX,en la que hablamos sobre el fortalecimiento de la coordinación interinstitucional entre ambos gobiernos.

De igual manera Rodolfo González Valderrama, Delegado de Programas para el Desarrollo de Tamaulipas, luego de una entrevista a la salida de dicha plática que debió durar media hora posteó en su Twitter, entre otras cosas:

«Desde la Delegación de Programas Federales para el Desarrollo de Tamaulipas, seguimos enfocados en impulsar los 14 programas que atienden a la población más vulnerable del estado. En ese marco sostuve una reunión de trabajo con el Gobernador del estado Francisco Javier García Cabeza de Vaca, en la que refrendamos la voluntad de mantener la coordinación de esta tarea».

La reunión, aunque breve, causó reacciones. La información parca permite la entrada a las especulaciones que luego aciertan o resulta falsas.

Queda lejos el tiempo en que este tipo de encuentros se daba con los protocolos oficiales del caso. Eran grandes comelitonas con invitados del pueblo y toda la cosa. Lejos queda el saldo noticioso que resulta de la escasa comunicación en relación a lo que la gente especula.

Hoy en día los tiempos cambiaron. Hubo una reunión en la cumbre, en voz baja, como si se tratase de un secreto. Pudieron hablar de cualquier cosa, incluso de política, algo así como para saber por dónde masca la iguana. Uno en la cima del estado y el otro enviado por Andrés Manuel López Obrador.