Medina Caballero afirmó que cada empresario paga lo justo a sus trabajadores; y el sueldo obtenido va de acuerdo a la productividad de cada empleado. “cada empleador eroga lo que considera justo y casi siempre se paga más que eso, pues a nosotros, como no nos rige el salario mínimo, no nos quita el sueño para nada, solo se ve por la cuestión de las cuotas pero hasta ahí”, enfatizó.

Por su parte Martha Jiménez, quien labora desde hace dos años en una tienda de ropa en el centro de la ciudad, afirmo que trabaja de lunes a domingo por ocho horas de labor, obteniendo un salario semanal de 700 pesos; es decir  Martha gana un promedio de 15 pesos la hora, con derecho a un día de descanso.

“Claro que no me alcanza, pero aquí no se paga más, a donde vayas lo que te ofrecen son 700 pesos por semana. Yo no le diría “sueldo de hambre”, pero no hay para donde buscarle”, aseveró.

ejb