Ciudad Victoria.-  Los planteles educativos deben tener garantizado el abasto de agua para que el regreso a clases  sea seguro para el alumnado, afirmó Miguel Tinoco Sánchez, director general del Colegio de Bachilleres de Tamaulipas.

Sin esta condición, dijo, los estudiantes correrían riesgos sanitarios diversos, además del Covid-19.

Reconoció que los centros educativos pudieran tener deterioro tras más un año de mantenerse cerrado.

Tinoco Sánchez afirmó que se revisan las condiciones  de los planteles de la institución para preparar un regreso a clases escalonado.

«Es un regreso escalonado lo que se está pretendiendo hacer con el permiso de la Secretaría de Salud, pero nosotros como colegio estamos preparando nuestra propia estrategia»,  aseguró.

El funcionario sostuvo que no se pretende apresurar a los estudiantes a que regresen a clases presenciales sin antes tener los edificios escolares en óptimas condiciones, «también necesitamos una estrategia para regenerarlos».

Tinoco Sánchez dijo que el Colegio de Bachilleres tiene una matrícula de 17 mil estudiantes que regresarían a clases el próximo ciclo escolar.