Por: Enrique Jonguitud

Las graduaciones son la última “tablita” de salvación de los comerciantes victorenses antes del periodo vacacional, luego de que los primeros cinco meses del año han sido complicados económicamente, dijo la regidora Graciela Abigail Medina Caballero.

Expuso que ante el magro desempeño de la economía local, los festejos de las graduaciones significan una esperanza para resistir todo el verano, hasta que el regreso a clases reactive una vez más las ventas en la capital de Tamaulipas.

“No han cerrado tantos comercios pero sí se han perdido empleos, los dueños de los negocios reducen el personal para poder operar sin tantas pérdidas”, dijo.

La edil comisionada de Comercio, agrega “Ahorita lo que queda que pueda repuntar un poco el comercio son las graduaciones, ustedes saben que por estas fechas de unos años para acá se ha estilado que el anillo de graduación, zapato nuevo, hacerles el festejo, que incluso se acostumbra ya desde los niños de kínder, aunque no todas las personas tienen oportunidad de hacer estos gastos”.

Medina Caballero lamentó que la economía del comercio organizado siga dependiendo de la derrama económica de la burocracia y de los empleados de la Universidad.

Pero insistió en señalar que “Sin embargo sí son fechas en las que tiene repunte el comercio en ciertos giros, como joyería, zapatería, ropas y alimentos”.

Aseguró que el balance en los primeros meses se puede decir que han habido en las que se han dado repuntes no considerables porque la situación económica que se vive en general es complicada.

“Para todos en general la situación es difícil, yo creo que no solo para el comercio, sino para todos en general”, puntualizó.