Ciudad Victoria.- El presidente de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) en el Estado, Miguel Ángel Carreón Paz, censuró que el gobierno federal decida llamar a un obligatorio regreso a clases, sin tomar en cuenta la realidad de Tamaulipas frente a la pandemia.

Señaló que establecer el regreso a clases para el próximo mes de agosto es riesgoso, “seguimos en nuestra postura que tiene que tomarse en cuenta a las comunidades educativas, a los maestros, a los padres de familia y de manera individual a cada una de las escuelas de acuerdo a las condiciones que enfrentan”.

Carreón Paz sostuvo que los padres de familia y maestros se deben poner de acuerdo para definir los protocolos de un regreso seguro  a las aulas, para evitar que las escuelas se conviertan en un foco de infección.

Reclamó “pedimos que se tome en cuenta a los padres de familia y a  las comunidades educativas para tomar una decisión en consenso y que todos apoyemos el regreso a clases”.

El líder de los padres de familia aseguró “nos preocupa la situación actual y para nosotros la vida de un solo niño cuenta, por ello es conveniente que se tomen acciones sin que haya mayores riesgos para la población infantil y en edad escolar”.

El presidente de la Unión Nacional de Padres de Familia UNPF en Tamaulipas, consideró que un regreso seguro a clases presenciales, podría ser si se logra a que concluya la vacunación a toda la población mayor de 18 años.