Por: Redacción

El ex gobernador de Tamaulipas Egidio Torre Cantú, dejó las nóminas de la administración estatal repletas de empleados que resultaron ser militantes activos del Partido Revolucionario Institucional, muchos de los cuales además no cumplían con su jornada laboral.

De acuerdo a un cruce de datos con el padrón estatal de militantes del tricolor, al menos 5 mil 368 empleados resultaron ser militantes de ese partido, por lo que el actual gobierno ordenó una auditoría en la nómina central de su antecesor Torre Cantú para verificar que no existan aviadores u otra irregularidad.

Se trata del 35% de la plantilla laboral de confianza y sindicalizados que trabajan en el nuevo gobierno y que son militantes del Revolucionario Institucional, aunque la mayoría de estos ingresaron al partido apenas en 2014, justo dos años antes de que terminara la gestión egidista.

De esta manera, de un total de 15 mil 399 trabajadores de la nómina central del gobierno del estado, 5 mil 368 pertenecen al PRI, de los cuales 2 mil 459 son empleados de confianza y 2 mil 760 son sindicalizados.

La mayoría de los militantes del Partido Revolucionario Institucional —dentro del gobierno que ahora dirige el Partido Acción Nacional— laboran en la Secretaría de Administración, que tiene 690 servidores públicos estatales con militancia priísta.

Le sigue la Secretaría de Finanzas, con 678 militantes del PRI; luego la Secretaría General de Gobierno, con 597; así como la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas y la Secretaría de Seguridad Publica, con 545 miembros del tricolor, cada una, respectivamente.

De acuerdo con fuentes del gobierno de Tamaulipas, nuevos funcionarios de la actual administración —que inició desde el pasado 1 de octubre— han detectado que muchos de los empleados en la nómina no cumplían con sus jornadas laborales.

Además de que en días recientes han observado una “situación inusual”, porque ahora se hacen largas filas de empleados para ingresar a sus oficinas, ya que los nuevos secretarios han solicitado verificar físicamente a cada empleado en las respectivas áreas de trabajo.

Ante la serie de anomalías detectadas en la nómina, el gobierno del panista García Cabeza de Vaca ordenó una auditoría a la nómina del gobierno central, para verificar que no existan aviadores u otra irregularidad.

Al respecto, la presidenta sustituta del Partido Revolucionario Institucional en el estado de Tamaulipas, Aida Zulema Flores, señaló que serán respetuosos de las decisiones del nuevo gobierno y no solaparán ninguna anomalía que se detecte en la administración pública.

“Si hay intromisión de personas que no han estado laborando o si se detectan anomalías, con evidencias, nosotros seremos los primeros interesados en que se transparente el actuar de los servidores públicos antes y durante el ejercicio del cargo”, dijo. (Con información de El Universal)