Por: Andrés A. Ramírez Acosta

El Presidente Ejecutivo de Fundación ALE Donación de Órganos, Carlos Castro Sánchez, señaló que el tráfico de órganos no existe en estos momentos en nuestro país, pero lo que sí, es la manipulación de la listas de espera de órganos humanos.

En rueda de prensa el día de hoy a las 9:30 horas en la Sala de Prensa de Gobierno del Estado, y a donde asistió además el secretario de Salud Dr. Norberto Treviño García Manzo, Castro reconoció que en estos momentos lo que necesita la donación de órganos es que existan candados en las listas, para que estas no sean modificadas para interés personal.

“Por desgracia si existe este fenómeno en el país y llamo a que se generalice la cultura de donación de órganos, para terminar con las largas filas de espera para trasplantes de órganos”.

Y es que reconoció que Tamaulipas está en el plano ya nacional, ya que tiene una tasa de donación por encima de la media nacional, la media nacional es 3.2 de habitantes, Tamaulipas ya anda en el 11.6 de habitantes, esto es algo que hay que recalcar.

Precisó que actualmente existen 9 millones de mexicanos que padecen de enfermedades renales, y de estos 176 mil se encuentran en fase terminal. Asimismo reveló que el 33 por ciento de las personas que esperan un órgano fallece.

Aseveró que para que existan más trasplantes deberá de existir mayor donación, “si no hay órganos, no habrá más trasplantes. Ya no se puede permitir que fallezcan 80 mil mexicanos enfermos renales, tampoco podemos permitir que el 50 por ciento de la población, que no tenga seguridad social, no tenga acceso a un tratamiento renal”. Expresando que el costo mensual del tratamiento para un enfermo renal tiene un valor de entre 8 mil y 12 mil pesos.

“El tratamiento es el costoso, por eso es tan importante que el Seguro Popular cubra los gastos de esta enfermedad”.

Castro Sánchez reconoció que si existe el recurso para que el propio Seguro Social tenga atención a los enfermos renales, pero falta eficientar los procedimientos.

Al profundizar en el llamado tráfico de órganos, el presidente ejecutivo de la Fundación Ale  rechazó que en México exista esta práctica, pero lo que sí se da es el tráfico de influencias en las esperas.

Puso como ejemplo que en la actualidad existen 8 mil 240 personas que están a la espera de un riñón, y solamente se trasplantan 2 mil 600 al año.

De esta lista de espera, el 33 por ciento fallece por no haber órganos disponibles y por no tener recursos suficientes para solventar su enfermedad.