Por: Enrique Jonguitud

Ciudad Victoria, Tamps.- Algunos de los 450 ciudadanos cubanos varados en Nuevo Laredo, han comenzado a retornar a su país de origen, pero la mayoría permanece en esa ciudad fronteriza, esperando la oportunidad para cruzar a Estados Unidos.

Así lo informó el alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Montaño, al señalar que el Instituto Nacional de Migración revisa el estatus migratorio de los caribeños, con la idea de dar facilidades a quien desee repatriarse, y ayudar a los que permanezcan en Nuevo Laredo.

“La verdad es que los vemos en la plaza o en el Puente Internacional número uno, y otros están buscando como autoemplearse, la verdad es que es gente preparada y con mucha experiencia”, dijo.

Rivas Montaño expuso que a los cubanos se les otorgan servicios de alojamiento, alimentos y salud, para evitar que su estancia en la ciudad fronteriza se convierta en un problema.

Pero dijo que hasta ahora, no se ha agravado porque no ha habido repatriaciones masivas desde Estados Unidos, “El fenómeno migratorio no llegó por el norte, llegó por el sur de los cubanos, pero no representan ningún peligro”.

Luego agregó “Desde Estados Unidos no se han incrementado las deportaciones, seguimos manejando con números normales o de costumbre”.