CIUDAD VICTORIA.-El Obispo de la Diócesis de Victoria, Antonio González Sánchez, rechazó que los sacerdotes influyan en la gente en los procesos electorales.

Y es que al Obispo, se le cuestionó en relación a las modificaciones a la Ley General en Materia de Delitos Electorales aprobadas en junio pasado por la Cámara de Diputados en las que se eliminó la palabra “orientar” de la legislación, lo que deja a la libre interpretación esta acción a los representantes de las asociaciones religiosas.

Pero en apreciación del jerarca católico, ningún sacerdote puede hablar bien o mal de un determinado candidato durante las campañas políticas ya que los representantes de esta religión están al servicio de todo un pueblo y no de simpatizantes o partidos políticos.

“Los que estamos al frente de la Iglesia, Obispos, Sacerdotes, estamos al servicio de todas las personas no podemos tomar partido”

González Sánchez enfatizó que, de acuerdo a su interpretación, lo más que pueden hacer los curas o sacerdotes cuando ofician una Misa, es, incentivar el derecho al voto pero hasta ahí, sin nombrar a ningún partido o candidato en particular.

“Al menos lo que yo interpreto, estamos al servicio del pueblo y yo obispo o un sacerdote no podemos tomar una tendencia partidista no debemos hacer eso porque te repito estamos al servicio del pueblo; no debemos hacer eso”.

Finalmente, añadió, en el tema político electoral, para los curas o sacerdotes todo sigue igual desde 1992, cuando se permitió que los representantes religiosos católicos puedan votar; asimismo, aclaró que si en alguna asociación religiosa no católica se les permite participar en un proceso de elección popular, es el pueblo el que tiene la última palabra, sin embargo, esa circunstancia no coloca a la Iglesia en desventaja:

“Ningún Obispo o sacerdote puede participar como candidato; los católicos sí y no es por legislación civil sino por nuestro código propio que llamamos canónico. Podemos votar desde 1992 pero no ser votado, y si líderes de otros cultos quieran o pueden participar en un proceso de elección, pues ya es cosa del pueblo, el pueblo es el que decide; eso no nos preocupa”.

 ejb