Por: Andrés Ramírez y Alberto de la Fuente.

Güemez, Tam.-Los habitantes de Güémez, ya se cansaron de no ser atendidos de un problema que es muy añejo, pero que crece día con día, como es la contaminación del Río San Felipe, por lo que varios guemenses, los más afectados, que viven en la orilla de este drenaje al aire libre que viene de la capital del estado, se organizaron y realizaron una vista al Presidente Municipal Julio César López Walle, que no se encontraba en esos momentos siendo recibidos por el Secretario del Ayuntamiento Omar Estrada Sánchez, quien los atendió y hasta coincidió con los manifestantes, “pues yo también soy de aquí, y conozco los problemas de mi pueblo”, les aclaro.

De no atender el problema de manera inmediata, referente a la contaminación del río San Felipe, la situación podría desbordarse y derivar en fuertes acciones como el cerrar la carretera Nacional Victoria-Matamoros a la altura de la cabecera municipal de Güémez, lo anterior quedó como alternativa durante la reunión que sostuvieron cerca de 30 habitantes de la cabecera municipal, pero podría crecer en número, al realizar una marcha a palacio de gobierno en los próximos días, manifestaron.

Este problema ha crecido por la apatía de los gobiernos municipales, estatales y los encargados de la salud, así como las dependencias federales, que no han movido un dedo, al menos en los últimos años en los que han prometido que lo van a solucionar, pero ya está a punto de salirse de control, desarrollando consecuencias de tipo humano que es lo más grave, pues ya hay enfermedades en amas de casa, niños y ancianos, pero también de tipo social que podría afectar en lo político al Partido Revolucionario Institucional, por vivir Tamaulipas la efervescencia electoral que culmina el próximo 5 de junio.

Sin líderes de por medio, ni tintes políticos los manifestantes se apostaron frente al edificio de la Presidencia Municipal y enfilaron hacia el interior para tratar el tema de la contaminación del río San Felipe, afluente que cruza en medio de la cabecera municipal y que en los últimos años se ha vuelto un problema recurrente.

“Este problema no es de ahorita, pero si exigimos que ya le den solución, lo olores que despide el agua son demasiado fétidos que afectan a toda la población, incluso a escasos 100 metros de la orilla del río está ubicada la escuela primaria Ascensión Gómez y no es justo que nuestros niños perciban estos malos olores”, manifestó la Sra. María de la Luz Gaytán Vargas.

Durante la reunión se dijo que las aguas del río San Felipe desembocan en la presa Vicente Guerrero ocasionando la muerte de infinidad de peces que redunda en perjuicio de los pescadores, muchos de ellos con residencia en la cabecera municipal; además se corre el riesgo que se contaminen 3 de los 4 pozos que abasten de agua a la población, lo que generaría un problema que afectaría a cerca de 2 mil personas que a diario utilizan el vital líquido para sus labores cotidianas.

Los ganaderos también sufren los estragos de la contaminación de las aguas de éste río, ya que por ésta razón sus animales no pueden abrevar, siendo necesario su traslado a otras partes, generando con ello más gastos al movilizar a sus semovientes.

Origen del problema

Durante la reunión quedó en claro que el problema se origina en Cd. Victoria, ya que las aguas han rebasado la laguna de oxidación y caen en el arroyo denominado “Anachuita”, el que a su vez se une al río San Felipe con los resultados ya conocidos.

Los inconformes manifestaron que no quieren más largas al asunto, sino una rápida respuesta, “Tenemos más de 6 años con éste problema, y es del conocimiento de todas las dependencias de gobierno, queremos que las aguas de nuestro río vuelvan a ser cristalinas, que los niños, jóvenes y familias enteras las disfruten y dejar de ser el WC de Cd. Victoria”, puntualizaron.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

IMG_1454

IMG_1440