Por: Ismael de Leija

El gobernador del Estado, Francisco García Cabeza de Vaca, informó hoy que analiza junto con Petróleos Mexicanos, resolver el problema
de los distribuidores de gasolina en la frontera norte de Tamaulipas, en donde el alza de combustible provoca pérdidas a los empresarios gasolineros.

En entrevista televisiva nacional para el periodista Luis Cárdenas, el mandatario tamaulipeco dijo haber hablado con el director de Pemex, José Antonio González Anaya, para buscar una solución.

“En la frontera norte de nuestro país (el gasolinazo) tiene un doble efecto, no solamente por el incremento que se tiene, sino por el hecho de que las medidas que se tenían contempladas era que los distribuidores de gasolina iban a tener facilidades para poder competir con el mercado estadunidense”, dijo.

García Cabeza de Vaca explicó: “tenían que amortizar de alguna manera, comprar la gasolina a 15 pesos y venderla a 13 pesos, y después se les daba un crédito fiscal, cosa que podría poner en situaciones muy difíciles, inclusive en posibilidades de que muchas gasolineras pequeñas cerraran”.

De la misma manera agregó: “sin embargo el día de ayer tuve la oportunidad de hablar con el director de Pemex, están viendo las opciones para que los distribuidores puedan tener de alguna forma un respaldo para darle un crédito por alguna cantidad de días adicionales previo a que les regresen ese subsidio y que estos no tengan que financiar prácticamente a Pemex”.

El gobernador de Tamaulipas sostuvo que la situación que enfrentan los distribuidores de gasolina en las ciudades fronterizas es delicada, porque tienen que competir con los precios de los combustibles en Estados Unidos.

“Esa es una de las alternativas que se tienen y no tengo la menor duda que ese tema se va a resolver”, concluyó.