CIUDAD VICTORIA.-A la par del abasto de medicamentos para las enfermedades propias de la temporada de calor, las clínicas, hospitales y unidades de medicina familiar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), reforzarán la difusión de medidas preventivas, para evitar que se disparen los casos de estos padecimientos.

La doctora Sandra Luz Jacinto Guerra, titular de Prestaciones Médicas del IMSS, dijo que no basta tener las farmacias abastecidas con lo necesario, si no se extreman los cuidados en esta época.

«Desde hace varios meses se activaron las estrategias, para que con la llegada de las altas temperaturas, se tuviera la cobertura del sistema de atención de primer nivel», señaló.

Mencionó que la principal recomendación para prevenir la deshidratación es evitar exponerse a altas temperaturas, además de tomar abundantes líquidos y preparar soluciones hidroelectrolíticas para los menores.

«Los síntomas de la deshidratación son la presencia de piel y labios secos, falta de sudor y de lágrimas, particularmente en niños menores de cinco años de edad, lo que ocasiona múltiples problemas de salud, como vómito, diarrea y pérdida de apetito, entre otras complicaciones», comentó.

Añadió que ante estos síntomas, el menor debe llevarse al médico o al servicio de urgencias, advirtiendo que en el caso de los lactantes y menores de un año, si la deshidratación se acompaña de enfermedad diarreica y vómito, «es un problema agudo que requiere atención urgente, ya que es una condición muy delicada que puede llevar a la muerte».

ejb