Enrique Jonguitud

Ciudad Victoria.-A nivel estatal, 25 mil familias que dependen de la organización de eventos sociales reportan una pérdida global de 100 millones de pesos al permanecer cerrados durante siete meses, aunque se esfuerzan por permanecer abiertos en la actualidad.

“Perdimos en siete meses de no hacer eventos alrededor de 100 millones en todo el Estado. Ahora los salones tienen la oportunidad de abrir con un 40 por ciento de afora con una capacidad máxima de 200 personas”, señaló Ruth Juárez, representante del gremio de organizadores de eventos.

“Pero existe esa desconfianza de la gente que no sabe si va a poder hacer su evento sin cancelar, y hemos tenido que bajar precios para poder sobrevivir y no tener que liquidar a personal”.

Ante ello, tratando de que los salones no vuelvan a cerrarse, salen en grupo a las calles, zonas comerciales y mercados rodantes para repartir gel y cubrebocas.

“Estamos tratando de trabajar gobierno y ciudadanos porque a fin de cuentas somos un equipo y todo es para un bien común. La gente ha estado haciendo un poco de caso sin embargo no hay que bajar la guardia”, señaló.

Juárez indicó que “muchas personas están renuentes a si existe el virus, pero creas o no creas todo es para salvar nuestros empleos. Entiendo que pueden no creer pero si ayuda a salvar empleos deben ponerse el cubrebocas”.

Dijo que en esa campaña para concientizar a los ciudadanos participan “músicos meseros, floristas, estéticas, organizadores de eventos”.