Por: Eduardo Castillo Mtz.

Ante el crecimiento de la macha urbana, los ejidos cercanos a la capital del estado no están en riesgo de desaparecer, aseguró el presidente de la comisión de desarrollo rural del cabildo local, José Ángel Lara Martínez.

Entrevistado a las 9:00 horas de hoy, en la presidencia municipal,  reconoció que algunas zonas rurales ya fueron alcanzadas por la urbanidad y algunas otras están cerca de ser “devoradas” por los asentamientos habitacionales.

“La necesidad de crecimiento de la ciudad siempre es latente, pero a la zona rural y semiurbana le beneficia porque tienen acceso más fácil a servicios públicos, por otro lado quien tuviera la necesidad de vender lo haría a un mejor precio, con tarifas que les den más ingresos y eso es una ventaja”, indicó.

¿Entonces no está en riesgo de desaparecer la zona rural?

“No la zona rural está aún a 15 kilómetros en promedio de la ciudad, los ejidos que están junto a la mancha urbana ya han sido absorbidos, caso de El Olivo ó Benito Juárez, pero siguen teniendo producción, sobre todo en caso ganadero”, respondió.

Refirió que son pocos los ejidos absorbidos por la ciudad, por lo que, el sector rural de Victoria conserva su giro productivo y por ahora, los lugareños no contemplan modificar su modo de vida.

“En el caso de Guadalupe Victoria y Siete de Noviembre, son ejidos aún, y conservan su figura tradicional pese a haber sido absorbidos por la ciudad, siguen siendo ejidos y tienen su propia organización, misma que sea respetado hasta la fecha”, concluyó.