Por: Redacción

Ante un incremento en los robos domiciliarios y asaltos en ciudad Victoria y diversas localidades, el diputado Florentino Aarón Sáenz consideró que además de elementos policiacos, lo que se necesita es mejorar los índices de empleo y regresar los incentivos federales a sectores como el de la agricultura y ganadería, que son de suma importancia para la cadena de la seguridad pública en el Estado.

“Estamos al 60 por ciento, arriba de la mitad, para tener una plantilla de nueve mil agentes policiacos que se necesitan para poder atender a este gran estado”, dijo de entrada al ser entrevistado en esta casa editora.

Sáenz Cobos agrega que otra situación importante que contribuye al aumento del delito es el empleo, porque “cuando no hay empleo hay inseguridad, porque la gente sale a buscar el cómo llevar el pan para su casa y esto genera robo domiciliarios y genera muchas irregularidades, y necesitamos trabajar en ese sentido”.

El legislador priísta dijo que Tamaulipas es un Estado rico que tiene todo para proporcionarle empleo a todos sus habitantes, pero “necesitamos sacar la vocación de todas las regiones, aplicar todos los estudios ya realizados para poder sacarles la ventaja que se tiene, encontrar los puntos importantes para sacar el recurso para que la gente esté trabajando y no esté pensando en delinquir”.

Dijo que Tamaulipas actualmente va bien en las cifras de empleo respecto de otras entidades, pero que aún se debe mejorar en otros aspectos como la libertad de tránsito las 24 horas del día.

“Se ha mejorado mucho, ya podemos transitar a altas horas de la noche, que antes no se podía, pero tampoco hay que rascarle de más al tigre, hay que buscar la manera de que vaya atendiéndose poco a poco este renglón tan delicado y tan difícil que es la seguridad”.

Enfatizó que ya hay circulación en carreteras y brechas de las comunidades ejidales pero a la par hay que trabajar para que no exista desempleo, “entonces insistir como diputados para que no desaparezcan los incentivos federales que impulsan al sector agrícola y ganadero que generan el sustento de cientos de trabajadores y jornaleros”.

Dijo que los 21 programas que el gobierno federal quitó estaban destinados a apoyar a los jóvenes y mujeres del campo, para que mantuvieran el arraigo y puedan prosperar en sus comunidades sin la necesidad de emigrar y engruesar los cinturones de miseria de la periferia de las ciudades.

Sáenz Cobos aseguró que ésta situación es lamentable porque ellos, la gente del campo, tienen todo el potencial, toda la fuerza y el interés de hacer producir su parcela, de hacer producir su tierra.