Por: Redacción

Atrás del cierre de escuelas en el municipio de Villa de Casas está el Alcalde Arturo Barrón Perales, quién pagó a agitadores 120 pesos, para que pidieran la salida de su contrincante política en las pasadas elecciones.

Nora Hilda de los Reyes Vázquez, supervisora de zona en Villa de Casas, dijo que ante los hechos, se hace necesaria su respuesta y explicó que los cierres de las escuelas obedecen a un conflicto político contra su persona.

“Soy supervisora de 14 escuelas en Villa de Casas de esas escuelas fueron cerradas 2 escuelas solamente, y ahora si quiero ser muy puntual, a mí me interesa la educación de los niños y había que hacer que vuelva la calma a esas escuelas…”.

“Aquí es un problema político… no quería caer en polémicas pero también me tengo que defender, no hay acusaciones laborales, hay acusaciones de algunos de los padres de familia, que son empleados de la presidencia municipal…”.

“Y son 15 o 20 empleados que han manifestado que están siendo pagados con 120 pesos para que cerraran las escuelas, no es cuestión mí, yo no lo inventé, los mismos padres de familia lo están diciendo”, indicó.

En torno a las razones de este conflicto, refirió que desconoce los motivos, solo señaló que fue contrincante política del edil en las pasadas elecciones, quien ganó apuradamente los comicios.