Por: Eduardo Castillo Mtz.

Luego que el sector empresarial en México criticara a las universidades del país por promover programas, que dicen generan desempleados, entre ellos la Licenciatura en Psicología, especialistas del tema aseguran que tal opinión es refutable de algún modo, pero aceptaron que si existe mucho trabajo que hacer al respeto.

Entrevistado a las 11:00 horas de hoy, en el centro universitario Victoria de la UAT, el Director Nacional de Psicología de la Universidad Valle de México, Raymundo Calderón Sánchez, aseguró que es un mito decir que no hay trabajo para los psicólogos, sin embargo asentó que es necesario cambiar algunos rubros de los programas de estudio.

“Sí hay trabajo para los psicólogos, pero solo para aquellos que sepan manejar de mejor forma las situaciones sociales”, indicó tras aseverar que también el concepto del profesional en psicología ha cambiando y ha dejado de percibirse como alguien que atiende a locos.

Dijo que existen muchos rubros de injerencia de la psicología, algunos de ellos, temas muy fuertes que están afectando en gran medida el desarrollo de la sociedad mexicana actualmente, “pero básicamente se trata de formar promotores de salud, ya que un factor importante para el desequilibrio emocional de las personas… Es el contexto familiar”.

“En marzo de este año, el IMSS y el ISSSTE, publicaron que el 75% de la consulta externa que se llevó a cabo durante el 2012, fue referente a enfermedades que tienen su base en cuestiones de carácter emocional, esto en tres grandes áreas que son: la depresión, la ansiedad y el estrés”, señaló.

Añadió que estas enfermedades acarrean una serie de trastornos, que luego hacen que la gente acuda a consulta externa a un nosocomio, “esto solo en el plano clínico y las cifras van en aumento, pero también en cierto que hay muchos egresados de la carrera de psicología que no tienen trabajo, y esto no es por la falta de plazas, sino por la falta de competencias”, lamentó.

Subrayó es importante que tanto las escuelas como lo propios estudiantes, se preparen mediante contenidos más cercanos a la realidad, “parece que las escuelas no se han dado cuenta de esto, y una forma de resolver esta situación, es hacer un alto para analizar los esquemas de enseñanza-aprendizaje”, concluyó.