Tras seis años de batalla jurídica, una mujer ex empleada de la cafetería de una universidad, acusada de violación fue sentenciada a 25 años de prisión al resultar penalmente responsable del delito de violación equiparada que cometió en agravio de una niña de 11 años.

Rafaela Barrera Herrera, quien contaba con 39 años, cuando fuera detenida tras la acusación de la madre de la menor, ahora ya con 45 de edad se dio cuenta que la batalla que libró en los tribunales, casi la tiene perdida.

Ayer, la mujer fue notificada de la sentencia condenatoria que se dictó en su contra dentro del proceso 449/2011 que se le instruyó en el juzgado primero penal.

La mujer estuvo abusando durante algún tiempo de la niña, hija de una de sus compañeras de trabajo, amenazándola con matar a su madre si es que decía algo de lo que le estaba haciendo cuando se encontraba a solas con ella.

Los temores de la menor desaparecieron cuando su madre y otros adultos se enteraron de lo que le estaba haciendo Rafaela.

Fue el 23 de diciembre del 2011, cuando la mujer fue arrestada por elementos de la Policía Ministerial al investigar el caso de violación equiparada.

Junto con ella estaba siendo señalado un adolescente sobrino de Rafaela, pero la orden de aprehensión que se solicitó en su contra no fue concedida por el juez, por lo que sola Rafaela enfrentó el proceso que concluyó con una sentencia condenatoria.

INTERPUSO APELACIÓN

Al ser notificada  de la sentencia de inmediato interpuso el recurso de apelación, por lo que su expediente en breve será enviado al Supremo Tribunal de Justicia donde será sometida a revisión.