En el marco de las acciones implementadas para combatir el delito del secuestro, la Policía Federal liberó a 11 personas secuestradas y puso a disposición a 10 probables secuestradores y homicidas ligados con el Cártel del Golfo, quienes operaban en los límites entre Tamaulipas y Veracruz.

La Policía Federal realizó esta acción derivada del seguimiento a distintas denuncias en las que ciudadanos en Estados como Tabasco, Chiapas o Veracruz, manifestaron que familiares suyos habían sido privados de su libertad por sujetos armados cuando viajaban por carretera y que posteriormente eran contactados para exigirles altas cantidades de dinero a cambio de su liberación, informó el Grupo de Coordinación Tamaulipas.

Elementos de la División de Investigación de la Policía Federal desarrollaron labores de inteligencia y campo hasta ubicar en la Colonia Anáhuac del municipio de Pueblo Viejo, Veracruz, una vivienda donde este grupo delictivo mantenía en cautiverio a 11 víctimas, mientras presionaba con amenazas a sus familias.

Se realizó un operativo en el que sin necesidad de efectuar algún disparo de armas de fuego, se rescató a las 11 víctimas, diez hombres adultos originarios de Estados como Tabasco, Chiapas y Veracruz, además de un ciudadano sudamericano.

También se detuvo a la totalidad de los integrantes de ese grupo delictivo, entre ellos al que se ostentaba como su líder, Jesús Iván Robles Pérez, apodado “El Muecas”, de 29 años de edad.

Los otros detenidos, a quienes se señala de participar en la intercepción de las víctimas, la negociación y la vigilancia durante el cautiverio, responden a los nombres de Juan Carlos Castellano Telésforo, de 23 años; Longino Martínez Rico, de 31; Nicolás Armando Antimo Vilchis, de 40; Luis Alberto Herrera González, de 20; Elsa Laura Aguirre Reséndiz, de 29 años; Eva Ramírez Bautista, de 34 y Francisco Javier Cervantes Martínez, de 20 años.

Además dos menores de edad, quienes serán turnados a la autoridad competente. Uno de ellos tiene 17 años y el otro 15, del cual existen señalamientos que lo relacionan con el homicidio de una de las víctimas.

A los detenidos se les relaciona con más de ocho averiguaciones previas por secuestro, en las que se menciona el mismo modus operandi para la intercepción de las víctimas, la zona de operación entre los municipios de Tampico y Pueblo Viejo, además de la misma mecánica de presión y amenaza a los familiares de los plagiados.

Al ser presentados ante el Ministerio Público, los detenidos manifestaron la ubicación de una fosa séptica que aparentemente fue utilizada para ocultar los cuerpos de algunas de sus víctimas que fueron privadas de la vida, por lo que esta zona fue resguardada hasta que peritos especializados en materia forense concluyan los trabajos en el sitio.

Al momento de la detención fueron aseguradas una pistola calibre nueve milímetros y una réplica de un arma larga, además de diversos equipos de telefonía celular.

Las víctimas, que presentaban síntomas de desnutrición y algunas contusiones que no ponían en riesgo su vida, luego de haber permanecido entre cinco y hasta 20 días en cautiverio, serán trasladadas a sus lugares de origen con sus familias, en tanto que los detenidos fueron presentados ante la Procuraduría General de la República.