La Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México, dio a conocer que lleva a cabo una investigación de la agresión sexual a una mujer policía perpetrada presuntamente por su jefe.

Según el relato hecho a las autoridades, la mujer policía Magaly “N” narró que el domingo 18 de junio, después de las 22:00 horas, el presunto agresor se comunicó con ella y le ordenó que se trasladara al Sector Pradera, ubicado en la avenida Loreto Fabela en la 7ª sección de San Juan de Aragón, en la delegación Gustavo A. Madero.

Cuando llegó, la mujer aseguró que el presunto agresor Héctor “N” le ofreció un refresco y al beberlo empezó a perder la conciencia. Unas horas después despertó desnuda y aturdida en el lugar.

De inmediato Magaly “N” salió a pedir ayuda a varios de sus compañeros policías, pero estos la ignoraron como forma de protección al mando policiaco que hizo la agresión. Al no recibir ayuda, la mujer se fue a una tienda donde le prestaron un teléfono para llamar al 911.

Más tarde llegó una patrulla que atendió a la mujer, así como paramédicos que la valoraron y determinaron que sí existían signos de violación. Fue personal de Asuntos Internos quienes detuvieron a Héctor “N” y lo trasladaron a la Procuraduría Capitalina.

Ante esto la titular de la Fiscalía de Delitos Sexuales de la PGJ, Alicia Rosas Rubí, aseguró que el agente del Ministerio Público aún no determina si fue violación o abuso sexual el que sufrió la mujer policía.

Explicó que los exámenes periciales que deben practicarse a la víctima aún no concluyen, por lo que la representación social está a la espera de conocer los resultados para continuar con la integración de la carpeta de investigación.

“No tenemos todavía la certeza de cómo la vamos a manejar porque no hemos concluido la revisión de la víctima”, aseguró a medios Alicia Rosas Rubí, titular de la Fiscalía de Delitos Sexuales. “Es muy diferente hablar del tema de violación y del tema de abuso sexual”.

Será este viernes a más tardar a las 12:00 horas, cuando se tengan integrados los primeros resultados de las investigaciones hechas por la Fiscalía, los cuales determinarán si la carpeta de investigación se inicia con el delito de violación o abuso sexual.