Encuentran feto de cinco meses en baño de la escuela primaria «José Ramón Valdéz», turno matutino, ubicada en la avenida Matamoros, del Centro de Lerdo.

El hallazgo se registró la tarde del martes, cuando una intendente del citado plantel educativo, ingresó al baño de mujeres de la primaria y al estar aseando los sanitarios encontró el producto.

De inmediato la intendente dio aviso al director del plantel quien a su vez dio parte a las autoridades, reportando el hallazgo al número de emergencias 911.

Hasta la primaria arribaron el agente del Ministerio Público quien acompañado por el personal de Servicios Periciales ingresaron a los baños y luego de recabar las evidencias necesarias trasladaron el feto a las instalaciones del Servicio Médico de la Vicefiscalía, para la práctica de la necropsia de rigor.

Según los resultados de la misma, la causa formal de la muerte fue por la interrupción de suministro de nutrientes.

Se dijo que el feto tenía aproximadamente 20 semanas de gestación, es decir 5 meses; desconociéndose hasta el momento la identidad de quien depositó el producto en el área de los sanitarios.

Cabe señalar que las autoridades informaron que en el lugar no observaron indicios de que el incidente hubiera ocurrido en dicha institución, ya que no se encontraron rastros del acto, únicamente el producto.

Al respecto el vicefiscal Zacarías Cabrera informó que ya se encuentran realizando las indagatorias correspondientes para esclarecer el hecho y dijo que dudaba que el producto perteneciera a una de las alumnas, por lo que comenzarán las investigaciones con el personal del plantel.

«Estamos hablando de que son niñas las estudiantes, es casi imposible que sea de una de las alumnas, por eso nuestras líneas de investigación están dirigidas al personal femenino y visitantes al plantel de este día» dijo el vicefiscal.

Por su parte las autoridades de la escuela primaria no proporcionaron entrevistas al respecto y únicamente se informó que la misma tarde del martes realizaron una junta general en la que los padres de familia pudieron acceder libremente al área del hallazgo, ignorándose el propósito de la acción.