Johana Milena Ospina Torres pasó 11 días en una prisión en Colombia después de que fuera confundida con una guerrillera cuando intentaba salir de ese país para celebrar con un viaje su despedida de soltera.

La persona con la que la confundieron tenía una orden de aprensión por secuestro. Cuando Johana se iba a subir al avión, quien verifica los pasaportes dijo que su nombre coincidía con una orden de arresto y la policía la detuvo.

La orden contra “Johana Milena Ospina Torres” fue emitida el 1 de febrero de 2017 en un juzgado de Medellín; un caso abierto en 2002 contra una persona que en ese momento no estaba documentada y que aparecía como “Johana Milena Ospina”, sin número de identificación ni fotografía.

La Johana inocente, que trabaja como ingeniera civil en Bogotá, tuvo que comprobar que se trataba de personas diferentes y eventualmente se aclaró el caso, no sin antes tener que pasar varios días en la cárcel.