WASHINGTON, EU.- La «pesadilla Trump» para los inmigrantes en Estados Unidos comenzó con los nicaragüenses y luego siguió con los haitianos. Ahora toca el turno a los salvadoreños.

El gobierno de Estados Unidos, que encabeza el magnate republicano Donald Trump, dejará sin protección migratoria a 195,000 salvadoreños a partir de septiembre de 2019, fecha para la que deberán haber abandonado el país si no han obtenido otra vía de regularización pese a que la mayoría vive en Norteamérica desde hace al menos 20 años.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció ayer su decisión de poner fin al Estatus de Protección Temporal (TPS) otorgado en 2001 a los salvadoreños que estaban en Estados Unidos tras los devastadores terremotos de ese año.

La decisión desató una ola de protestas de integrantes de la comunidad salvadoreña que se plantó frente a la Casa Blanca. La asociación humanitaria Amnistía Internacional (AI) dijo que la medida del gobierno de Estados Unidos «pone en peligro de muerte» a los afectados.