A pesar del creciente acceso a las vacunas contra el coronavirus, la pandemia se está agravando a medida que el virus se expande y se muta por todo el mundo, llenando hospitales, devastando economías y obligando a gobiernos a dictar órdenes masivas de confinamiento.

Gran Bretaña nuevamente se encuentra en cuarentena colectiva. La cantidad de hospitalizados en Ciudad de México es más alta que nunca.

Más encierrro

Alemania registró el martes uno de sus números más altos de decesos y la canciller Angela Merkel anuncia que el confinamiento en el país se extenderá hasta el 31 de enero. Sudáfrica y Brasil no tienen más lugar para colocar a los muertos e incluso Tailandia —hasta ahora un éxito en la lucha contra la enfermedad— está sufriendo una inusitada ola de contagios.

A medida que los casos de Covid-19 están en aumento a raíz de las reuniones sociales típicas de las festividades de Año Nuevo, está surgiendo en varios países una variante nueva y más contagiosa del virus, originalmente detectada en Gran Bretaña.

Enero “será un mes difícil”, admitió la doctora Margaret Harris, vocera de la Organización Mundial de Salud. “La idea de que ‘estamos hartos de esto, pensemos en otra cosa, esto no me va a suceder a mí’ tiene que parar”.