CIUDAD VICTORIA.-La UNESCO reconoció los estudios del cambio climático llevados a cabo por el “Proyecto Cariaco: Ventana a la Oceanografía en Venezuela”, presentado durante la conferencia en conmemoración del científico Roger Revelle, en el marco de la actividades de la 47° Sesión del Consejo Ejecutivo de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO (COI).

El Proyecto Cariaco fue presentado por dos representantes venezolanos, el Dr. Baumar Marín por el Instituto Oceanográfico de Venezuela (IOV) y la Dra. Máyida El Souki, por la Fundación de Ciencias Naturales la Salle (FLASA), a quienes se les otorgó un reconocimiento en aras de certificar el impacto del estudio aplicado en materia del cambio climático, del cual la depresión marina de Cariaco, funge como la sede de tales investigaciones.

El Proyecto Cariaco se inició en el año 1995, con la participación de tres instituciones nacionales: Instituto Oceanográfico de Venezuela (IOV) de la Universidad de Oriente, el Instituto de Tecnología y Ciencias Marinas (ITECMAR) de la Universidad Simón Bolívar y la Fundación La Salle. Cuenta con resultados científicos importantes, formación de recursos humanos, entre otros elementos, que lo convierten en un proyecto bandera para Venezuela y en general para los países en desarrollo y en especial para los del Caribe. 

Por la extensión de costas de Venezuela en el Mar Caribe, dicho Proyecto vinculado al Plan de la Patria, reviste importancia geopolítica y geoestratégica para asegurar la seguridad y soberanía alimentaria, ya que permite responder tanto a los efectos del cambio climático como estimar y tomar medidas sobre la producción pesquera y de otras especies.

El Dr. Baumar Marín al describir el proyecto Cariaco señala: “En el mar oriental de Venezuela se encuentra un lugar único: la Fosa de Cariaco. Sus características biogeoquímicas y su aislamiento de las aguas circundantes la hacen un lugar especial para la investigación oceánica.

Se trata de la segunda cuenca anóxica natural más grande del planeta, después del mar Negro, y la única cuenca permanentemente anóxica en aguas marinas abiertas. El proyecto ha puesto a la disposición de la comunidad científica una serie de tiempo que permite evidenciar los cambios climáticos que ocurren a escala planetaria.

Esta serie se inició en 1995 y se continúa al día de hoy, generando información hidrográfica, meteorológica, geológica, química y biológica, de utilidad para interpretar el impacto del clima sobre los recursos pesqueros en la zona de mayor productividad del Gran Caribe, así como el flujo de sedimento y carbono dentro del mar y hacia la atmósfera.”

Este proyecto, es una ventana a la oceanografía venezolana dónde se explica detalladamente cómo los estudios llevados a cabo en esta depresión marina, catalogada como la segunda más importante luego de la fosa ubicada en el Mar Negro, constituye un proyecto estratégico vinculado al desarrollo sostenible, la paz y la preservación de nuestro planeta frente al asedio continuo del fenómeno climático.

ejb