Estados Unidos presionó el martes a México para reabrir sus plantas maquiladoras de la frontera que son parte fundamental de la cadena de suministro estadounidense, incluidos contratistas de defensa, a medida que más empleados organizaron huelgas y protestas en las instalaciones por temores sobre el coronavirus.

Christopher Landau, embajador de Estados Unidos en México, lanzó una campaña en Twitter pidiendo medidas para mantener intactas las cadenas de suministro.

Golpe duro

“Estamos viendo consecuencias en la base industrial por varias zonas de cierre a nivel internacional. Particularmente importante es México, donde tenemos un grupo de compañías que están repercutiendo en muchas de nuestras materias primas”, comentó.

Lord, quien mencionó la importancia de las plantas fronterizas mexicanas en la producción de fuselaje de Estados Unidos, señaló que planeaba hablar con el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, el martes para pedirle ayuda en la reapertura de proveedores internacionales en el país. La Secretaría de Relaciones Exteriores de México se negó confirmar si tal conversación se había llevado a cabo

Pero más tarde, la Secretaría de Economía de México escribió que los dos gobiernos «sostienen conversaciones para proteger la salud de sus conciudadanos y, al mismo tiempo, la integración productiva de sus economías».