Reuters.- Nueva York, Estados Unidos.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pedirá la aprobación de 6 billones de dólares en gastos federales del país para el año fiscal 2022, elevándolo a 8.2 billones de dólares para 2031, reportó este jueves el New York Times, un día antes de que la Casa Blanca entregue su plan de presupuesto.

Citando documentos a los que tuvo acceso, el Times indicó que el presidente pensaba costear su agenda con alzas de impuestos a las corporaciones y a las personas con altos ingresos, y que los déficits presupuestarios comenzarían a disminuir en la década de 2030.

El viernes, Biden divulgará su primer presupuesto completo desde que asumió el cargo en enero. Su gobierno busca impulsar prioridades de inversión en infraestructura, cuidado infantil y otras obras públicas en un esfuerzo de reconstrucción nacional.

No fue posible contactar de inmediato a representantes de la Casa Blanca para que hablaran sobre el reporte, que señaló que la propuesta de Biden encaminaría a la nación hacia su nivel más alto de gasto sostenido desde la Segunda Guerra Mundial.

Los republicanos han criticado al mandatario republicano por querer la aprobación de billones de dólares en nuevos gastos, lo que augura batallas campales sobre las prioridades.

“Parece que los billones siguieran llegando”, manifestó la senadora republicana Shelley Moore Capito, quien encabeza a un grupo de colegas que abogan por una contraoferta a la actual propuesta de infraestructura de Biden de 1.7 billones de dólares.

Si bien el presidente puede proponer un presupuesto anual para el gobierno del país, le corresponde al Congreso aprobar proyectos de ley de gastos. Y aunque los demócratas tienen la mayoría en la Cámara de Representantes sólo controlan de manera limitada un Senado dividido 50-50, con la vicepresidenta demócrata Kamala Harris para la votación de desempate.

Aún así, Biden hizo campaña para que el país tome un nuevo rumbo tras cuatro años de división bajo su predecesor, el republicano Donald Trump, y ha prometido seguir adelante con sus propuestas.

Su plan, que se espera el viernes, ofrecerá más detalles sobre ese camino, incluidos posibles aumentos en el gasto en Medicaid y otros programas sociales. También establecerá fondos propuestos para ayuda exterior, migración, vigilancia y defensa nacional.

Republicanos suben su oferta para plan de infraestructura a 928 billones de dólares
Los senadores republicanos presentaron este jueves una nueva oferta de gasto en infraestructura por 928 billones de dólares en ocho años para revitalizar las carreteras, puentes y sistemas de banda ancha de Estados Unidos, aún muy lejos de la última propuesta del presidente Joe Biden.

El plan, de un grupo de seis republicanos liderados por la senadora Shelley Moore Capito, representa una contraoferta a una propuesta de la Casa Blanca de 1.7 billones de dólares, que recortó más de 500 mil millones de dólares de la original de 2.25 billones de dólares, en un intento de alcanzar un acuerdo.

“Los republicanos del Senado siguen negociando de buena fe”, dijo Capito en una rueda de prensa, en la que estuvo flanqueada por miembros de su equipo negociador. “Hay un hambre real de bipartidismo en el Senado de Estados Unidos”.

La propuesta republicana incluye 506 billones de dólares para carreteras, puentes y grandes proyectos, con otros 98 billones destinados al transporte público. Sólo 257 billones de dólares de los fondos representan un aumento respecto a los planes de gasto existentes.

Los republicanos propusieron usar los fondos previamente autorizados para el alivio del Covid-19 para cubrir una brecha de 575 billones de dólares entre los ingresos esperados del Fondo Fiduciario de Carreteras de Estados Unidos y la línea superior de la oferta de 928 billones de dólares.

El senador Roy Blunt dijo que los republicanos están dispuestos a considerar otros medios para pagar el plan, incluyendo una tasa sobre los vehículos eléctricos y casi 350 billones de dólares en inversiones “público-privadas” identificadas por los líderes empresariales.

Un funcionario del gobierno Biden dijo el jueves que la Casa Blanca estaba considerando seriamente la oferta.