CHILE.- El pequeño Joaquín de cinco años, fue diagnosticado con leucemia linfoblástica, por lo que requiere un trasplante de médula, y para ello, sus padres decidieron rifar su casa para poder pagar los gastos médicos.

Con la finalidad de salvar la vida de su hijo, la familia de Joaquín tuvo que trasladarse de Ovalle a Santiago, para que le realicen el trasplante de médula.

Con el propósito de poder costear los viajes, la movilización, la compra de medicamentos y lo que requiere el pequeño para ser tratado, decidieron vender boletos para la rifa de su casa, en 10 mil pesos chilenos (277 pesos mexicanos, aproximadamente).

Aunque la rifa estaba pensada para realizarse el 30 de enero de este año, se tuvo que posponer para el 20 de febrero, debido a que no se recaudó la cantidad necesaria, por lo que la familia sigue apelando a la solidaridad para lograr su meta.

En tanto, la ejecutiva de la  Asociación de Padres Oncológicos de Coquimbo, Tatiana Sepúlveda, señaló que el estado “no está siendo garante de nada” y debido a la cantidad de apoyo que les solicitan, la asociación no puede apoyar a todos.

“Aquí hay un estado que no está siendo garante de nada y nosotros seguimos pidiendo ayuda […] Pero llega un momento en el que el sistema colapsa. Son tantas campañas que no alcanza para darles a todos, entonces os papás tienen que llegar hasta este nivel (rifar su casa)”.