Washington DC, EU.- Novavax Inc, una de los principales farmacéuticas candidatas en la carrera por desarrollar una vacuna contra el Covid-19, recibirá 1.6 mil millones de dólares del Gobierno de Estados Unidos, la mayor contribución hasta ahora del programa Operación Velocidad de la Luz, que busca acelerar la obtención de la inmunización.

«Los fondos permitirán a la compañía llevar a cabo ensayos avanzados en humanos y financiar la fabricación para entregar 100 millones de dosis a fines de 2020», informó Novavax, con sede en Gaithersburg, Maryland, en un comunicado.

Novavax se encuentra entre las empresas compiten por desarrollar un tratamiento contra el nuevo coronavirus que se está extendiendo rápidamente en países como Estados Unidos, India y México.

El programa Operación Velocidad de la Luz, instruido por el Presidente Donald Trump, ha respaldado los esfuerzos de varias compañías, incluidas Johnson & Johnson, Merck & Co., Pfizer Inc., Moderna Inc. y AstraZeneca Plc, para obtener las dosis lo antes posible.

La Operación busca reducir un proceso que generalmente dura años en cuestión de meses.

La unidad está dirigida por el general Gustave Perna, titular del Comando de Material del Ejército de EU, y por el ex ejecutivo de GlaxoSmithKline Plc, Moncef Slaoui.

El acuerdo ayudará a Novavax a comenzar un estudio de etapa final de su vacuna candidata tan pronto como este otoño, con hasta 30 mil personas, según el comunicado.

La compañía de biotecnología obtuvo anteriormente hasta 388 millones en mayo de la Coalición para las innovaciones de preparación para epidemias, la contribución más grande de la organización en ese momento.

La candidata a vacuna de la compañía está destinada a provocar la producción de anticuerpos que bloquean la proteína «espiga» que utiliza el coronavirus para infectar las células huésped.

Las compañías farmacéuticas y los investigadores universitarios están investigando más de 140 inoculaciones experimentales, según la Organización Mundial de la Salud.

Moderna, Pfizer y la Universidad de Oxford, en colaboración con AstraZeneca, se encuentran entre las empresas e instituciones que han comenzado los estudios de sus vacunas en pacientes sanos.