El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió que su hominino estadunidense, Donald Trump, ha desplegado una operación militar cerca de sus costas en el Caribe con la intención de llevar a la región a un conflicto bélico costoso, sangriento y de duración indefinida.

Tales aseveraciones se dan luego de que el pasado 27 de marzo el gobierno estadunidense acusó a Maduro y a un grupo de altos funcionarios y ex funcionarios de su administración con cargos de narcoterrorismo, narcotráfico y tráfico de armas.

Aunado al anuncio de Donald Trump, el pasado 1 de abril, hubo movilización de las fuerzas armadas estadunidenses hacia aguas internacionales frente a las costas de Venezuela y Colombia para realizar operaciones contra el narcotráfico y reducir la llegada de cocaína a su país.

“El gobierno de Trump, instrumentalizando una vez más las instituciones para alcanzar sus objetivos electorales y basándose en infamias bajo pretexto de la lucha contra las drogas, ha ordenado el despliegue militar más grande de Estados Unidos hacia nuestra región en 30 años, con el fin de amenazar a Venezuela y de llevar a nuestra región a un conflicto bélico costoso, sangriento y de duración indefinida”, advirtió Maduro en una carta fechada el pasado 3 de abril, pero subida este domingo a su cuenta oficial de Twitter.

Cabe mencionar que el despliegue de fuerza estadunidense en el Caribe y el Pacífico Oriental bajo el nombre de “Operación Antinarcótica Mejorada” será supervisada por el Comando Sur e incluye embarcaciones, aeronaves y equipos tácticos de primer nivel.

Contempla la utilización de destructores, buques de guerra, cazas y helicópteros de la Armada, además de diez buques tipo cutter de la Guarda Costera, y aviones de vigilancia de la Fuerza Aérea. Incluso se informó que se han movilizado Boeing P-8 Poseidon, diseñados para llevar a cabo misiones de guerra antisubmarina e interceptación de embarcaciones.

En la misiva dirigida al “pueblo de los Estados Unidos de América”, Maduro insiste en que desde su perspectiva y a modo de alerta para sus destinatarios que “es claro, que la administración Trump construye una cortina de humo para ocultar el improvisado y errático manejo de la pandemia en Estados Unidos”, en referencia a la situación por el covid-19.

Maduro asegura más adelante que a pesar de que en Venezuela no quieren un conflicto armado en la región, “no podemos aceptar amenazas bélicas, ni bloqueos, ni tampoco la intención de instalar un tutelaje internacional que viola nuestra soberanía”.

En perspectiva del sucesor de Hugo Chávez en el poder, tras su muerte en 2013, dicho tutelaje que supuestamente pretende instaurar Estados Unidos en Venezuela “desconoce los avances del último año en el diálogo político sincero entre el gobierno y gran parte de la oposición venezolana, que desea soluciones políticas, y no guerras por petróleo”.

Más adelante en el documento redactado a máquina, pero firmado de puño y letra por el funcionario, se hace un llamado al pueblo estadounidense para “que ponga freno a esta locura, para que responsabilice a sus gobernantes y los obligue a enfocar su atención y sus recursos a la atención urgente de la pandemia”.

El gobernante sudamericano pide junto al cese de las que consideró amenazas militares, “el fin de las sanciones ilegales y el bloqueo que restringe el acceso a insumos humanitarios, tan necesarios hoy en el país (Venezuela)”.

Antes de cerrar con una cita de Hugo Chávez, al que llama su “líder», sobre un presunto paralelismo en sus discursos con los del activista estadunidense Martin Luther King, Maduro presume que ha sido asistido en plena crisis mundial por el covid 19 por otros países como Cuba, China y Rusia, quienes presuntamente han dotado a Venezuela de insumos médicos.