WASHINGTON, EU.- Un juez de EU ordenó ayer al presidente Donald Trump que reactive parcialmente el plan migratorio DACA y siga recibiendo solicitudes de jóvenes indocumentados que quieren frenar su deportación, hasta que se hayan resuelto todos los desafíos legales pendientes en diferentes tribunales del país.
El juez William Alsup, de la corte del distrito norte de California, emitió este martes su decisión, en la que califica de «arbitraria y caprichosa» la determinación que Trump tomó el pasado septiembre para acabar con DACA y dar al Congreso hasta el 5 de marzo para solucionar la situación de sus beneficiarios.

El plan DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) fue promulgado en 2012 por el entonces presidente del país, Barack Obama, y protegió de la deportación y otorgó un permiso de trabajo temporal a unos 690,000 jóvenes que llegaron a EU cuando eran niños, conocidos como «soñadores». En el fallo emitido anoche, el juez Alsup considera que el Gobierno de Trump tiene la obligación de volver a aceptar las solicitudes de renovación a DACA por parte de aquellos individuos que ya habían recibido previamente los beneficios de este programa y que ahora se están quedando sin protección.Sin embargo, no pide al Gobierno de Trump que acepte nuevas solicitudes por parte de jóvenes que nunca antes se habían inscrito en el DACA.

Para Trump la solución que resuelva el limbo en el que él mismo ha colocado a 690 mil de dreamers -en su mayoría mexicanos- debe ser una «ley de amor» que, se mostró convencido, se podrá consensuar de forma bipartidista. «Mi posición será la que acuerden las personas que están en esta sala», lo dijo durante una reunión bipartidista en la Casa Blanca. Trump nunca expuso su voluntad, e incluso titubeó en algún momento al ser cuestionado sobre cuál sería la fórmula que se espera. Demócratas y republicanos le han criticado por ello, alegando que precisamente la falta de claridad es un elemento que dificulta las negociaciones, así como su peticón de millones de dólares para el muro.