Londres.- Un trabajador de un hospital fue acusado de matar a dos mujeres hace 34 años y haber abusado sexualmente de unos 80 cuerpos.

David Fuller, de 67 años, se declaró culpable de asesinar a Wendy Knell, de 25, y a Caroline Pierce, de 20, en dos ataques separados en Tunbridge Wells, Reino Unido, en 1987, reveló el portal Sky News.

Nuevas técnicas de ADN lo identificaron.

Fuller declaró que había agredido sexualmente a las mujeres después de matarlas.

Descubren que habría abusado de más de 80 cuerpos.

La policía también descubrió que Fuller había estado agrediendo sexualmente durante años a docenas de cadáveres de mujeres en la morgue del hospital donde trabajaba como electricista e ingeniero de mantenimiento.

Admitió haber agredido a casi 80 cadáveres, muchos de los cuales filmó, pero los detectives creen que puede haber cientos más en las tres décadas que trabajó en el hospital.

Las víctimas iban desde una niña de nueve años hasta una mujer de 100 años.

Fuller fue descrito en la corte como un «desviado sexual controlado que se aprovechaba de mujeres jóvenes y obtenía satisfacción sexual de la violación de sus cadáveres».