Miami (Agencias).-  La tormenta Harvey se fortaleció hasta convertirse en el tercer huracán de la temporada 2017 del Atlántico, dijeron meteorólogos estadounidenses.

El ciclón se ubica ahora a 540 kilómetros al sur-sureste de Port O’Connor, en Texas, y presenta vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami.

En México el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) reportó que este fenómeno meteorológico generará tormentas intensas en regiones de Tamaulipas, Nayarit y Jalisco.

Así como tormentas muy fuertes en zonas de Chihuahua, Veracruz, Oaxaca, Colima, Michoacán, Guerrero, Chiapas y Tabasco, y tormentas locales fuertes en Sonora, Durango, Sinaloa, Coahuila, Nuevo León, Estado de México, Ciudad de México, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Y lluvias con intervalos de chubascos en Baja California Sur, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí, Guanajuato, Hidalgo y Querétaro.

Por su parte en Texas, el gobernador Greg Abbott ordenó al Centro de Operaciones del Estado que eleve su nivel de preparación y aliste los recursos estatales para posibles acciones de rescate y recuperación.

Abbott también declaró un estado de desastre preventivo para 30 condados en o cerca de la costa para acelerar el despliegue de recursos estatales en cualquier área afectada.

Funcionarios de manejo de emergencias solicitaron a los habitantes de la costa norte de Texas que se trasladen o se preparen para desplazarse tierra adentro. A los que radican en áreas bajas se les alentó a que se trasladen a terrenos más elevados, y a los que viven en otras partes se les dijo que estuvieran muy atentos a los anuncios oficiales.

Las autoridades activaron una alerta por huracán en Texas de Port Mansfield a Matagorda. También se dio un aviso por mareas altas de Port Mansfield a High Island.

En la ciudad de South Padre Island, la gente colocó sacos de arena para proteger a los hogares o negocios que están expuestos. Otras personas ubicadas en la ruta pronosticada de la tormenta buscaron generadores, madera contrachapada y otros productos de ferreterías.

Mientras tanto, los agricultores de arroz en el condado costero de Matagorda se apresuraron a cosechar.