Francia anunció hoy la creación de la Academia Mundial de la Salud, una nueva institución dedicada a la formación de responsables públicos, de la sociedad civil y del personal esencial en casos de pandemias con el fin de luchar contra la desinformación, uno de los factores que más ha perjudicado la lucha contra la covid-19.

Al participar en la inauguración de la 74 asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que su país aportará 120 millones de euros para la puesta en funcionamiento de esa Academia, con el objetivo de que se convierta en «una estructura de formación de referencia mundial».

La Academia tendrá su sede en la ciudad de Lyon y su objetivo será poner al servicio de la opinión pública internacional información basada exclusivamente en la ciencia para reducir la influencia de las informaciones falsas que circulan y que influyen negativamente en las opiniones y decisiones de la gente.

Macron dijo que la pandemia de la covid-19 ha demostrado que el mundo debe dotarse de instituciones fuertes y que, en este sentido, la OMS «debe ser la brújula de la salud mundial».

Para ello debe ser al mismo tiempo «fuerte, ágil para reaccionar ante situaciones de emergencia, sólida ante la polémica y transparente para inspirar confianza», mencionó.

Declaró que Francia apoya el reforzamiento de la OMS para la preparación y respuesta a futuras crisis sanitarias, para lo cual una de las decisiones fundamentales debería ser mejorar la financiación de la Organización, de forma que sea «más duradera, previsible y menos dependiente de algunos grandes donantes».

Asimismo, el presidente francés declaró que su Gobierno apoya la negociación y adopción de un tratado internacional sobre pandemias, una decisión que se espera surja de esta 74 asamblea de la OMS, que empezó hoy y se prolongará hasta el 1 de junio.

Entre los cambios más relevantes que ese tratado podría inspirar estaría que la OMS enviara «misiones de reacción rápida al terreno apenas aparezcan las primeras señales de una epidemia».

Macron dijo que apoya la idea de dar a la OMS un mandato de «investigación sobre los patógenos potencialmente pandémicos, con un acceso rápido a todos los territorios involucrados».