México y Francia firmaron este jueves un acuerdo de cooperación contra el tráfico de bienes culturales, un acuerdo que el secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, calificó como un paso importante hacia la recuperación y protección del patrimonio cultural del país.

“La recuperación y protección de bienes culturales de México es una gran causa para nosotros y a mí me da mucho gusto que Francia, en esta ocasión, también nos acompañe y respalde en esta iniciativa, a pesar que nuestros sistemas legales son muy diferentes y que no siempre hemos tenido la misma postura, pero este convenio que hemos firmado es muy positivo y agradecemos el respaldo del gobierno del presidente (Emmanuel) Macron y del ministro Le Drian”, dijo el canciller Ebrard, de acuerdo con un comunicado de la SRE.

Dijo que el acuerdo —que firmó por Francia el ministro de Asuntos Exteriores Jean-Yves Le Drian— incluye mecanismos “para impedir de la máxima forma posible la comercialización —que es ilegal— de piezas importantes para el patrimonio histórico y cultural de México”.

Ebrard recordó que este año se enviarán a México de Francia varias piezas muy importantes, que serán exhibidas en el país con motivo de las conmemoraciones de los 200 años de la Independencia de México, 500 años del encuentro de las culturas en nuestro país y 700 años de la fundación de México-Tenochtitlán.

El acuerdo se produjo después de que México presentara una queja ante el gobierno francés contra una gran subasta de esculturas prehispánicas y otros artefactos de Christie’s de París a principios de este año. Las casas de subastas de París a menudo venden artefactos indígenas que ya están en el mercado de arte, a pesar de las protestas de los activistas que dicen que deberían ser devueltos a sus países de origen.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) protestó por la venta de Christie’s. La colección incluía una máscara de piedra de mil 500 años de la antigua ciudad de Teotihuacán y una estatua de la diosa de la fertilidad Cihuatéotl, aparentemente de la cultura totonaca. La subasta recaudó más de 3 millones de dólares.