Washington.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este miércoles el T-MEC, el nuevo acuerdo comercial negociado durante tres años con México y Canadá para reemplazar al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), anticipando un «futuro glorioso» para la industria estadunidense.

«Hoy finalmente estamos terminando la pesadilla del TLCAN», dijo Trump en la Casa Blanca al rubricar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual considera «un triunfo histórico» para los trabajadores de Estados Unidos.

La promulgación del T-MEC fue el último acto del largo proceso que comenzó con la llegada del presidente republicano a la Casa Blanca en enero de 2017, hasta la adopción final por el Congreso estadunidense del texto a mediados de enero luego de un año de negociaciones con la oposición demócrata.

El T-MEC remplazará TLCAN vigente desde 1994, que tanto Trump como muchos sindicatos en Estados Unidos veían nefasto para el empleo estadunidense.

Según analistas, el T-MEC conserva muchos elementos del TLCAN, un gigantesco acuerdo que unió a los tres países en una compleja red de reglas y servicios comerciales, aumentando en general el crecimiento y elevando el nivel de vida en América del Norte.

Pero el T-MEC introduce cambios.

Modifica las reglas de contenido en la fabricación de automóviles para impulsar la generación de empleo en Estados Unidos y requiere salarios más altos para algunos trabajadores automotrices mexicanos.

También cambia pautas del comercio electrónico, la protección de la propiedad intelectual y la solución de controversias para los inversores, además de imponer disposiciones laborales más estrictas, que requirieron reformas en la normativa mexicana.

México ratificó el nuevo acuerdo el 10 de diciembre y se espera que Canadá haga lo mismo en las próximas semanas.

Para Trump la «victoria colosal» de T-MEC encaja perfectamente en su mensaje de campaña «Estados Unidos primero», meses antes de la difícil carrera por la relección de noviembre, y mientras se desarrolla el juicio político en su contra en el Senado por presunto abuso de poder y obstrucción del Congreso.

«Dos décadas de políticos se postularon para el cargo prometiendo remplazar el TLCAN (…), pero cuando los eligieron ni siquiera lo intentaron», dijo a miembros del gobierno, legisladores, representantes sindicales y trabajadores reunidos en el pórtico sur de la Casa Blanca.

«No soy como esos otros políticos, supongo que de muchas maneras», dijo. «Cumplo mis promesas».

Con el TLCAN «perdimos nuestros trabajos, cerramos nuestras fábricas y otros países fabricaron nuestros autos. Pero cambiamos eso», afirmó.

«El T-MEC cerró estas terribles lagunas».

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, quien lideró las negociaciones de Washington para el T-MEC, lo calificó como un «gran acuerdo histórico».

El TLCAN, dijo, había sido «muy controvertido desde el principio» y muchos legisladores posteriormente «lamentaron» haberlo apoyado.

Una amplia gama de grupos empresariales acogió con satisfacción el pacto, que aún debe ser ratificado por el parlamento de Canadá antes de que pueda entrar en vigor. El Congreso mexicano ya hizo lo propio.

Hablando desde Ottawa, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que su gobierno continuará respondiendo preguntas formuladas por varias industrias y otros grupos.

«Tenemos preguntas y tenemos un proceso para la ratificación. Espero con ansias lograrlo, superarlo de manera responsable y rápida porque es muy importante para los canadienses», comentó.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien asistió en Washington a la ceremonia de firma, dijo en su cuenta de Twitter que «la etapa de incertidumbre para nuestra economía va concluyendo . Una vez el parlamento canadiense lo apruebe iniciará nueva etapa para los tres países».

Sin demócratas

Al evento no asistieron la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi; el presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara baja, Richard Neal, y otros demócratas que, durante meses, negociaron con el gobierno de Trump y allanaron el camino para la aprobación del pacto.

Trump no mencionó el trabajo realizado por Pelosi u otros demócratas para lograr el acuerdo comercial, pero el representante de Comercio de Estados Unidos reconoció en la ceremonia el papel que jugaron los demócratas.