Ekaterina Didenko es una influencer rusa que cumplió 29 años hace unos días, pero lo que nunca pensó fue que su fiesta de celebración iba a terminar en tragedia con tres de sus invitados muertos, incluyendo a su esposo.

La rusa cuenta con un millón 600 mil seguidores en Instagram y es una de las blogueras más conocida en su país y se hizo viral en las redes sociales a nivel global, debido a la fiesta que organizó en un lugar con varias piscinas a la que asistieron 18 personas.

De acuerdo a informaciones ofrecidas por medios rusos, la influencer y sus invitados decidieron tirar unos 30 kilos de hielo seco en una de las piscinas para crear el efecto humo.

El momento quedó grabado en un video que circula en las redes sociales, donde se ve a ella y a un grupo de sus invitados vertiendo la sustancia en la alberca con mono gas y gafas protectora y posteriormente se sumergen en el agua.

Pero lo que Ekaterina y sus amigos no tomaron en cuenta es que el hielo seco produce dióxido de carbono y esto sumado a que estaban en un lugar cerrado provocó consecuencias nefastas.

Tres de sus amigos resultaron muertos, incluyendo a su esposo y otras sietes personas terminaron heridos.

Según las autoridades, las víctimas tuvieron quemaduras químicas e intoxicación.

Las primeras versiones indican que los afectados sufrieron endema pulmonar, una acumulación de líquido en los pulmones que les dificultó la respiración. Una de las víctimas, fue su esposo Valentín.

Por otra parte, el Comité de Investigación de Rusia ha abierto una investigación para determinar si se trata de un caso penal de muerte por negligencia.